10-04-2019 | 14:22

¿Como se forman los Yachak en el Ecuador?

Pedro Janeta, asegura que se debe mantener la relación con la madre naturaleza y pasar pruebas de su enseñanza a los demás.

Ecuador. Los hombres y mujeres de sabiduría son sanadores y guías espirituales. Están quienes nacen con el don, quienes lo heredan, quienes acuden a un llamado de la naturaleza y quienes deciden seguir ese camino.

En los pueblos andinos, cada comunidad tiene un máximo sabio: el Yachak, heredero de los conocimientos y prácticas milenarias, encargado de mantener la salud física y espiritual, gran conocedor de la medicina tradicional.

Voz del taita. “En nuestra lengua kichwa aún persiste la palabra ‘Yachak’ como equivalente de hombre o mujer de sabiduría, sanador, sacerdote y místico, personaje que es guía espiritual”, señala Luis Enrique Cachiguango, taita oriundo de Otavalo, Imbabura. El taita aprendió la medicina ancestral de sus abuelos y de sus padres, sin embargo, asegura que para ser Yachak se pueden seguir otros caminos, aunque “se necesitan cualidades”, pues al Yachak se le atribuye el poder para curar a los enfermos e incluso el de comunicarse con los espíritus.

Para taita Cachiguango hay cuatro maneras de convertirse en hombre o mujer de sabiduría: quienes nacen con el don, por herencia de padres o abuelos a hijos y a nietos, quienes acuden a un llamado de la madre naturaleza y, finalmente, quienes toman la decisión de seguir ese camino. Quienes poseen la sabiduría innata practican constantemente las enseñanzas de sus mayores. Su aprendizaje inicia con la conciencia de tener el don de curar y su caminar es un equilibrio entre la salud y la enfermedad.