Ibarra. Sin lugar a duda, para muchas personas extranjeras los diferentes espacios públicos de la ciudad se han convertido en su lugar de descanso, esto ha causado preocupación e incertidumbre. Ciudadanos expusieron sus molestias y manifestaron que existe mucha inseguridad.

Importante. “Se les permite descansar en la noche cuando están con niños en brazos y en condición de gravidez, por situación de vulnerabilidad, pero a las 6:30 de la mañana ya se les hace retirar”, agregó Gen Arce, comisario municipal. Además añadió que estos controles se los realiza a través de los Agentes de Control Municipal en los lugares que las personas extranjeras pernoctan se procede a ausentarlos.

Los sitios que son más poblados por las personas extranjeras son el parque La Merced, el Torreón y el parque de La Familia.

En un recorrido que se pudo realizar por los lugares se pudo observar que sí existe la presencia de agentes municipales y personal de la Policía Nacional, pero no de una forma permanente.

“Estamos muy conscientes que ellos necesitan ayuda, pero muchos de ellos se portan groseros, incluso de lo poco que podemos ayudarles se quejan”, agregó un morador del parque La Merced, quien decidió no identificarse.

Además agregó que este lugar ya no es el mismo ya que es lleno de inseguridad, acotó que desde las 18:00 ya no se puede pasar libremente por la mitad del parque ya que los extranjeros son groseros.

“A mi sobrino le robaron el celular, eran las 17:00, creo que el nivel de inseguridad va en aumento, la presencia de personal de seguridad no es notoria solo llegan un momento les hacen retirar pero se descuidan y nuevamente vuelven, en las noches no existe ningún tipo de controles, en la mañana hay algo”.

Diego Ch., agregó que muchos de los extranjeros incluso han decido realizar sus necesidades biológicas en los parques.

“Debe existir mayor control en este tema que nos aqueja a muchos de los ciudadanos, los estudiantes corren peligro ya que existe demasiada presencia de extranjeros, las autoridades deben trabajar en este tema que pensábamos que se había regularizado, pero nuevamente volvimos a lo mismo”. Agregó que llegan a parque a la luz de día, se retiran sus zapatos, se acuestan en un banco y proceden a descansar sin ningún problema.