Inseguridad causa preocupación en los Agentes de Control Municipal

Ibarra.- “Los comerciantes ambulantes nos han pegado, nos han insultado, recibimos amenazas, estamos expuestos a muchos peligros, pero debemos cumplir con nuestro trabajo”, dijo el Suboficial Fausto Bastidas, jefe de la Policía Municipal. Los uniformados no están preparados para enfrentar a la delincuencia, su trabajo es controlar el buen uso del espacio público.

Importante
En la ciudad son 107 Policías Municipales que tienen como objetivo controlar el buen uso y cuidado del espacio público.

“Tenemos que estar atrás del vendedor informal para dar una buena imagen en la ciudad, y para que no realicen sus ventas en la vía pública”, agregó el Suboficial.

La situación de la inseguridad que actualmente se vive no solo en la ciudad sino en el país le llena de preocupación a Bastidas, tomando en cuenta que un Agente Metropolitano en Quito fue asesinado por un comerciante.

En el caso de la ciudad, para la respectiva protección de los uniformados cuentan con un chaleco especial que hasta el momento no todos lo tienen, con un tolete y un gas pimienta y esposas para retener a algún agresor, mientras que algunos de los comerciantes ambulantes portan armas blancas e incluso pistolas con las cuales los Policías Municipales han sido amenazados por reiteradas ocasiones.

“Se está coordinando para que todos los Policías Municipales tengan el chaleco, pese a que no es un método de seguridad para nosotros”.
El jefe de la Policía Municipal aseguró que hoy en día con el aumento de la gente extranjera ha empeorado la situación en cuanto a la inseguridad y a ventas ambulantes.

Bastidas indicó que para la seguridad de ellos necesitarían usar armas no letales, dijo que al momento no cuentan con ninguna Ley que les ampare cuando son agredidos física y verbalmente.

Al momento Bastidas indica que se está trabajando en crear una ordenanza que les brinde seguridad. En cuanto a las presuntas agresiones que los comerciantes son expuestos por parte de la Policía Municipal, Bastidas acotó que siempre llegan con respeto a los vendedores ambulantes, primero socializan que es prohibido vender en la calle, pero muchos de ellos hacen caso omiso y en ese momento se procede a retirar temporalmente el producto, posteriormente si paga una multa se le devuelve el producto.

Muchos vendedores ambulantes fueron reubicados en el parqueadero del mercado La Playita, pero según Bastidas prefieren vender sus productos en las calles, sin respetar las normas establecidas.

El suboficial Fausto Bastidas es parte de la Policía Municipal ya 35 años, cuenta que con su equipo de trabajo han estado expuestos a críticas, insultos, pero también han recibido felicitaciones por el trabajo que han venido desempeñando.

Comerciantes
“Recibimos malos tratos de parte de los agentes, nos muestran siempre mala cara, nosotros solo trabajamos y no hacemos mal a nadie, debemos llevar un plato de comida en esta difícil situación que vivimos a nuestro hogar”, mencionó un vendedor ambulante que decidió no identificarse.
Contó de igual manera que han sido presuntamente maltratados por los uniformados, recibiendo hasta amenazas e incluso aseguró que le han quitado su producto de forma agresiva.

“Estoy informado que no se debe usar los espacios públicos, pero la verdad es que estamos desesperados al no tener ingresos, como comerciante pediría a las autoridades correspondientes que nos dejen trabajar porque no hacen mal a nadie”.