Terremoto de 7.8 grados sacudió Alaska; Inocar descartó tsunami en costas ecuatorianas

Un terremoto con una magnitud preliminar de 7.8 grados en la escala de Richter sacudió la costa de Alaska la madrugada del miércoles 22 de julio. Inmediatamente se activaron las alertas de posible tsunami y se comenzó la evacuación de la población cercana a las costas.

Posteriormente, se canceló la alerta de tsunamis en el estado. “Para las demás costas estadounidenses y canadienses en América del Norte, el nivel de peligro se está evaluando”, añadió el centro de alerta del Pacífico para los tsunamis.

Este evento telúrico considerable no afecta la parte sur del continente. El Instituto Oceanográfico y Antártico de la Armada de Ecuador descartó en su boletín  de prensa que por las características del sismo: “no reúne las características necesarias para generar un tsunami en las costas ecuatorianas o en la región insular”.

El terremoto tuvo su epicentro a 98 kilómetros, al sur-sureste, de Perryville, Alaska, según el Servicio Geológico de los estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés). El terremoto se considera poco profundo a unas seis millas o 10 kilómetros de profundidad.

“Cualquier cosa por debajo de 70 kilómetros se considera un terremoto superficial”, dijo anteriormente la meteoróloga de la cadena de televisión CNN, Allison Chinchar. “Eso es importante, porque los terremotos superficiales a menudo causan el mayor daño, en comparación con los que son más profundos, independientemente de la fuerza”.