Innovación para impulsar producción gastronómica

Ibarra. Conseguir la declaratoria del 12 de diciembre como el Día de la Gastronomía, Productos y Alimentos Saludables del Ecuador, va más allá de una fecha especial para celebrar. Se trata de ejecutar un verdadero cambio y un impulso a la producción ecuatoriana.

Apoyo. El chef Carlos Gallardo, director Ejecutivo del Día de la Gastronomía, que fue aprobado por unanimidad por 106 asambleístas, manifiesta que este hecho representa el inicio para un cambio y para convertir a Ecuador en un destino de productos de alta calidad.

El siguiente paso es conformar una comisión ocasional conformada por siete asambleístas de distintas provincias para que puedan trabajar en territorio.

“Ya no hay excusas, hay que trabajar”, comentó Gallardo, quien desde hace dos años comenzó a impulsar la propuesta que ahora es una realidad.

El chef ecuatoriano, que también es Director del Consejo Superior de la Uniandes, ejemplifica el caso productivo de una papa. “Supongamos que la semilla de una papa cuesta 1 centavo. ¿Cómo le convertimos a esa semilla de papa en mil dólares?”

Comienza por una semilla y la transformamos, por medio de un agricultor, luego de un productor, después se industrializa el producto, que más adelante llega al consumidor, representado por 200 millones de personas en el mundo que reciben productos ecuatorianos y, con una marca país impregnada, logra que personas de otros países visiten al Ecuador, el gran país de la papa.

“El 12 de diciembre no es el día que aprendamos a cocinar, es el día en que tenemos que lograr que el mundo le vea a Ecuador como un destino culinario de productos de calidad…”.

“Ecuador no es el país del locro; es el país de la papa, del atún, del camarón, del café, de la rosa, del chocolate, de la guanábana, de las uvillas, de la pitahaya, de la quinua, del cacao fino de aroma, del banano… eso es lo que tienen que aprender las nuevas generaciones de las escuelas, los colegios, los institutos tecnológicos, las universidades, los centros de formación permanente… Tienen la misma importancia el agricultor, el productor, el exportador, el gastrónomo y el turista.

El Ecuador debe ser un país destino de productos de alta calidad, para eso es este día. La gastronomía es una parte pequeña del círculo sostenible, así como el turismo”, destaca Carlos Gallardo.

Proceso. Es necesario lograr que la gente vea que los productos son la razón de juntar a los ecuatorianos.

También se analiza la generación de talentos. “Existe una sobrepoblación de talentos en gastronomía”. Una de las razones del Día de la Gastronomía, Productos y Alimentos Saludables del Ecuador también es generar trabajo a los jóvenes que “deben aprender a emprender. Tienen que dominar los productos que estamos exportando. No es cuestión de abrir un millón de restaurantes en Ecua-dor”.

Por ejemplo, en un restaurante en París, que logre tener camarones ecuatorianos, los convierte en un producto de altísima calidad. “Es entonces cuando los ecuatorianos podrán tener la oportunidad de trabajar porque conocen el producto. Todo va de la mano”, precisa el Director del Día de la Gastronomía.

Los GAD provinciales, cámaras de Turismo también son fundamentales para establecer propuestas.

Al hablar de zonas específicas, por ejemplo, desde Cayambe hasta Carchi es necesario esforzarse con productos de exportación. Para un futuro exitoso, todo dependerá de la innovación.

En el norte del país, Carlos Gallardo destaca la papa, el cuy y la leche. “Propondría que comencemos a trabajar en exportar altísima tecnología en queso maduro de alta calidad, no se puede quedar solo con el consumo local”. “Los jóvenes tienen que soñar con exportar nuestros quesos a Colombia, Perú, al Pacto Andino, porque los valores agregados que tienen los productos son de altísima calidad”.

Se esperan los primeros resultados hasta el 12 de diciembre de 2019. Se busca dinamizar las provincias, no necesariamente en fechas especiales, sino volcarse a los destinos sin necesidad de esperar un feriado. El objetivo: que gane toda la comunidad , son retos en los que los productores deben ser beneficiarios, con calidad e innovación.