Ingresó con infección y salió con el 100 % de discapacidad

Quito. Johanna Elizabeth Yuquilema Salas ingresó al Hospital Eugenio Espejo con infección de vías urinarias y salió en estado vegetativo y con el 100 % de discapacidad, asegura la madre de la joven, Mónica Salas.

Hechos. El 29 de enero de 2013, Johanna se encontraba en una cena, cuando empezó a sentir un dolor fuerte en la parte baja del vientre.

Inicialmente acudió a una casa de salud privada. Horas más tarde, a las 22:40 se trasladó al Hospital Eugenio Espejo en donde, según relata su madre, fue internada en Emergencia.

“Llamé por teléfono al hospital y me dicen que es una infección de vías urinarias. Fui personalmente, hablo con los médicos e igualmente me dicen que es infección de vías urinarias”.

La noche del 29 de enero de 2013 fue la última vez que Johanna conversó con su madre. Le dijo que estaba bien y que los médicos le confirmaron que será dada de alta al siguiente día.

Pero eso no sucedió. El 30 de enero Mónica volvió al hospital y se encuentra con la novedad de que Johanna estaba ingresada en la sala de Críticos de Emergencia. “Mi hija estaba hinchada, inflada y la respuesta fue que le habían puesto mucho suero”, afirma Mónica.

El 31 de enero se conoce la noticia de que Johanna se encontraba en estado vegetativo. En ese momento Mónica se dirige a la Dirección del Hospital Eugenio Espejo en busca de respuestas, que no llegaron por parte de los profesionales, asegura. Johanna pasó de Terapia Intensiva a Neurología y luego a Neurocirugía. Tras este hecho, Mónica Salas denunció el caso ante la Fiscalía, contra el Hospital Eugenio Espejo. “Mi hija entró sana, caminando, consciente, centrada…”.

Tras la denuncia, Mónica contó con un perito que pidió la historia clínica que en un inicio se extravió, pero que fue entregada luego de un mes de ser solicitada, precisa y agrega que en el documento falta información. “Hasta ahora no me dan respuestas de la razón por la que mi hija salió así. Quiero respuestas…”, enfatiza.

Hace un llamado al presidente Lenín Moreno y a la vicepresidenta María Alejandra Vicuña para que le ayuden a encontrar la verdad y pide también una casa para los hijos de Johanna, así como una indemnización por daños y perjuicios y que no cese la ayuda para su hija “yo no le enfermé a mi hija”, reclama Mónica quien tuvo que dejar su trabajo para dedicarse al cuidado de Johanna. Del Ministerio de Salud logró que le ayuden con una auxiliar de Enfermería para que le apoye con los cuidados especiales que requiere la joven. “Yo me encadené en la Asamblea de la Mujer, en el Hospital Eugenio Espejo. Yo viví nueve meses en el Hospital”, enfatiza Mónica y asegura que por su presión logró el apoyo desde el Ministerio.

Desde la cartera de Estado le entregaron una cama especial, también pañales y cremas que requiere Johanna, así como el suplemento alimenticio. Recibe el bono Joaquín Gallegos Lara, de $240, que no son suficientes para la atención que su hija requiere.

La joven tiene un daño cerebral y también está ciega. Se alimenta a través de una sonda. No puede moverse por sí sola. Tampoco puede hablar, pero sí escucha.

Su madre le coloca música diariamente en una grabadora, los vallenatos que le gustan a su hija y de vez en cuando, música instrumental.

“Mi mami me dijo que ya venía y mire como me la entregaron”, dice a diario Joselyn que tenía ocho años cuando vio con salud por última vez a su madre…“Yo le daría mis ojos a Johanna para que vuelva a ver a sus hijos, ella necesita volver a abrazarlos, dejarlos en la escuela…”, enfatiza Mónica. Ahora la mirada de Johanna es triste, volver a abrazar a sus hijos o decirles una palabra de aliento, cada vez está más lejos. Se truncaron sus sueños como madre y profesional.

La realidad diaria…

Johanna Yuquilema tiene tres hijos: Alejandra, de 15 años; Joselyn, de 13; y Sebastián de seis. Los tres prácticamente crecieron observando el estado de su madre y lloran al verla así, manifiesta su abuela. “¿Cuándo se levantará mi mami?”, le pregunta Joselyn a Mónica pero la respuesta no llega.

Desde el departamento de comunicación del Hospital Eugenio espejo respondieron a EL NORTE que no pueden realizar declaraciones sobre este caso pues se encuentra judicializado.