Informales, ‘en la mira’ de Alcaldesa

Ibarra. Uno de los problemas que generan las ventas ambulantes en el centro de la ciudad, es la obstaculización del paso en las aceras.

En los últimos años, el comercio informal ha aumentado debido a la estadía de ciudadanos venezolanos y colombianos que optan por este trabajo.

Específicamente en la avenida Alfredo Pérez Guerrero no se puede caminar tranquilamente por las veredas, muchas veces la persona deben bajarse a la vía para poder transitar.

Proyecto. Ante esta situación, la alcaldesa Andrea Scacco visitó el fin de semana el parque Ciudad Blanca, “tenemos una gran cantidad de ventas informales que obstaculizan el tránsito, el paso de la gente y fomenta mucho el desorden”.

Sin embargo, aclaró que antes de regularizar y hacer cumplir “a rajatabla la ordenanza vamos a darles alternativas”, dijo la Alcaldesa.

Mencionó que continuarán en el parque Ciudad Blanca con los domingos culturales, que desde hace cuatro años se ejecutan con un aproximado de 22 personas en carpas o stand.

“Vamos a implementar un proyecto arquitectónico amigable al ambiente que concuerde con la arquitectura del parque, para que la gente ya no tenga que estar armando y desarmando carpas, sino que estén ahí de forma permanente”, dijo Scacco.

Anunció también que todas las ventas que están en las diferentes avenidas de forma desorganizada y antihigiénica “vamos a darles dignidad, pero a partir de que este proyecto se instale con las personas que están catastrales se va a eliminar a rajatabla y ahí sí seremos muy cumplidores con la ley”.

También señaló que “se les está dando alternativas, les pedimos que cumplan, pero si es que a partir de esto, hay gente que no quiere colaborar tendrá que asumir las consecuencias de ir en contra de la ley”, aseguró la Alcaldesa.

Expresión. José Jácome, presidente de la Asociación Ciudad de Ibarra, mencionó que es importante que por la imagen de la ciudad exista un cambio positivo porque “están tomadas las calles, literalmente, por los comerciantes informales”.

Aunque indicó que los “señores también tienen derecho al trabajo o así lo ampara la Constitución, pero en la misma ordenanza o ley del GAD, dice que deben estar organizados y que el Municipio tiene que darles sitios adecuados”, añadió Jácome.

La finalidad de la construcción del nuevo mercado Amazonas, según Jácome, es para brindar los espacios necesarios a los vendedores que están alrededor de este espacio.

Explicó que con este proyecto se debe priorizar a los 3 200 comerciantes que están catastrados, es decir, pagan sus impuestos y el arriendo.

“Estimo y espero que la señora alcaldesa, en el proyecto que ella tiene, le amplíe más para los señores informales que deseen ocupar esos espacios, obviamente que ese es un estudio que todavía está en análisis”, dijo Jácome.

En la parte interna del mercado, donde se comercializa calzado y ropa también, está Klever Castañeda.

Contó que desde siempre “hemos tratado de luchar con los vendedores ambulantes”.

Mencionó que la venta en este sector es baja, ya que los usuarios o clientes prefieren comprar lo más barato y no lo de buena calidad.

“Traen productos chinos o peruanos, eso es lo que más nos afecta y con lo que no se puede competir”, manifestó. De igual forma Cas-tañeda añadió que la ropa ecuatoriana es la de mejor calidad. “La gente no se da cuenta de eso y opta por lo más barato”.

Las veredas del centro de Ibarra, cerca al mercado Amazonas, están ocupadas por los vendedores informales y obstaculizan el paso.