Infocentro en Alpachaca, un aliado en tiempos de pandemia

Hace cinco años, el infocentro situado en la parroquia Guayaquil de Alpachaca abrió sus puertas. Hasta el momento, son 38 750 personas las que han visitado este espacio tecnológico.

Sin embargo, en el último mes, desde que arrancó el periodo de clases correspondiente al año lectivo 2020-2021, el lugar se ha convertido en un buen aliado para la educación en tiempos de pandemia, ya que es utilizado por muchos estudiantes.

Eran las 10:45 del pasado jueves 8 de octubre, cuando Heidan Minda, un estudiante del sexto año de básica de la Unidad Educativa 17 de Julio, saludó cordialmente y pidió permiso para ingresar al infocentro, espacio que está ubicado en el barrio “Central” de Alpachaca, una de las parroquias más populosas de la Capital imbabureña.

A las 11:00, Heidan, de 10 años de edad, tuvo clases virtuales con Gladys Cholo, su profesora, pero, debido a que en su hogar no cuenta con todas las facilidades para poderse conectar y recibir las clases, se trasladó con tiempo al infocentro.

Después de 90 minutos y, tras haber cumplido con una prueba de matemáticas, y una clase de Ciencias Naturales, el pequeño con algo nuevo aprendido, emprendió nuevamente el retorno a casa.

Sin embargo, ese día, Heidan no fue el único estudiante de su grado que estuvo en el infocentro recibiendo clases virtuales.

También asistieron sus compañeros Maykel Huakala Torres y Anthony Salas, quienes desde antes de las 09:00 y, cumpliendo con las respectivas medidas de bioseguridad y el distanciamiento, estaban realizando una serie de tareas antes de la clase virtual que tuvieron a las 11:00.

Encargada del infocentro

Ruth Valenzuela, quien es la encargada del infocentro situado en la parroquia Guayaquil de Alpachaca, explicó que, en el último mes, el número de usuarios se incrementó de forma considerable porque estudiantes que no cuentan con Internet o algún equipo tecnológico en su hogares, sin problemas, reciben sus clases virtuales y realizan sus deberes en las instalaciones del espacio tecnológico.

“A los niños se les guía y se les ayuda en lo que se puede. En ocasiones, se les facilita esferos, lápices o colores. Siempre es bueno poder ayudar y, más en esta complicada época que estamos atravesando debido a la pandemia”, mencionó Ruth.

“La verdad, contar con un lugar como este en la parroquia es de muy buena ayuda, ya que en estos momentos muchos estudiantes, debido a que tienen que recibir clases de forma virtual, pero que no cuentan con los recursos ni la tecnología en casa, acuden al infocentro”, mencionó Maribel Guerero, una madre de familia del sector. Para ella, el infocentro se convirtió en buen aliado para los estudiantes que más lo necesitan.