Influencia de un mensaje

¿Cuánto puede influir en decisiones trascendentales, las declaraciones de un personaje conocido, respetado y popular?, esa es la pregunta que estarán haciéndose varios lectores que han leído el pronunciamiento del medallista olímpico ecuatoriano, el azuayo Jefferson Pérez, quien además, en varias encuestas se ubica en el primer lugar de aceptación  nacional de entre otros personajes importantes en los deportes, la política y la economía.

Al ser preguntado si el Gobierno quiere meter las manos en la justicia para usarla a su gusto, el famoso marchista, respondió: “La democracia establece la independencia de poderes. Presidente, tenga las agallas. Diga que el sistema democrático no le sirve”. Al pedirle una recomendación para la gente indecisa frente a la Consulta Popular, dijo: “En la universidad yo tenía un profesor que pedía que la persona que sinceramente no supiera una respuesta del examen la dejara en blanco y le podría 0,5 puntos (sobre 5). Pero si no sabía y llenaba con lata, le pondría 0. ¿Qué es mejor? Responder con la verdad. Lo mismo pasa en la consulta: si usted no sabe, no entiende, absténgase de responder. No seamos cómplices del Sí o el No”. Pérez, quizá esté dando una respuesta que la gente quería, antes que atender las posiciones políticas de los sectores que se deslegitiman entre sí. Lo de Pérez, puede influir, ¿pero cuánto?, habrá que esperar.