Indulto presidencial para Fujimori

LIMA. El presidente electo de Perú, Ollanta Humala, reiteró que le daría el indulto al expresidente Alberto Fujimori, sentenciado a 25 años de prisión, por razones humanitarias porque “nadie tiene por qué morir en la cárcel”, en entrevista publicada ayer por el diario El Comercio.

 Internado. Fujimori, de 73 años, fue internado el jueves último en un hospital de Lima a raíz de una herida sangrante en la lengua, donde ha sido operado por un carcinoma, y por presentar una pérdida de peso de más de 15 kilos, según detalló su médico Alejandro Aguinaga.

La posibilidad del indulto presidencial ha sido planteada al actual mandatario, Alan García, por sus propios congresistas y éste ha respondido que es una opinión respetable, pero su gestión termina el 28 de julio próximo.
En entrevista con El Comercio, realizada el miércoles último en Lima, Humala respondió que “sí le daría el indulto por razones humanitarias”.
“Nadie tiene por qué morir en la cárcel, salvo los que tienen cadena perpetua por haber abusado de los menores de edad”, apuntó.

 Grave. Aguinaga señaló que el estado de salud de Fujimori, condenado por violación a los derechos humanos, es complicado porque presenta una serie de patologías relacionadas a problemas circulatorios y a las lesiones en la boca, que han requerido intervención quirúrgica en cuatro ocasiones. Horas después de la elección de Humala, hace una semana, su vicepresidente segundo, Omar Chehade, planteó que Fujimori sea trasladado a una prisión común, donde no tenga los privilegios que aparentemente tiene en la sede policial donde está recluido.
Sin embargo, Humala rechazó esa posibilidad y señaló que era una opinión personal de Chehade que no compartía.

 Revocatoria. De otro lado, consultado sobre sus vínculos con el presidente venezolano, Hugo Chávez; Humala dijo que “son los peruanos quienes me han dado el mandato e incluso voy a proponer el derecho a la revocatoria”, pues “gobernaré por cinco años y nada más”, afirmó.
El líder de la coalición Gana Perú declaró que él es “una oportunidad para aglutinar a los sectores de izquierda que nunca llegaron al Gobierno y que programáticamente se pueden unir a sectores empresariales que ya trabajan” con él.