Indultado por el Presidente salió libre

pag-2-foto-1A las 23:55 pm del lunes 19 de octubre, Fabio Antonio Guzmán, el hombre al que el presidente de la República, Rafael Correa, le concedió un indulto, firmó con su propia mano el documento que le otorga la libertad definitiva.

 

Fabio, visiblemente emocionado, agradeció al Primer Mandatario por su liberación. También agradeció a la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Ledy Zuñiga, quien estaba a su lado, y que lo acompañó personalmente hasta el exterior del Centro de Rehabilitación Social (CRS) ‘El Inca’, al norte de Quito.

El hombre ofreció disculpas a su familia por la acción y el ‘error’ que cometió, y se alegró hasta el borde de las lágrimas por haber recibido el indulto. Enfatizó que por ahora “solo quiero ver a mi familia, y conseguir un buen trabajo”. Señaló que “si creo en la justicia, fue justo pagar por el error que cometí. Quiero disculparme por haber cometido un delito, estoy consciente de que cometí un ilícito, de lo cual estoy arrepentido”.

El ‘ángel’ que logró la libertad de Fabio Guzmán, es su propia hija, Yisa, de 11 años. Ella fue quien le escribió una emotiva carta al presidente Correa, donde le relataba el caso de su progenitor. Y fue lo que finalmente motivó que se concretara el indulto.

Ledy Zuñiga, ministra de Justicia, afirmó que Fabio Guzmán fue trasladado a una residencia particular para que descanse, y este martes será acompañado a la ciudad de Tulcán para que se reintegre con su familia.

La funcionaria manifestó que el indulto es parte del trabajo que el Gobierno realiza en los gabinetes itinerantes en diferentes provincias del país, pues es “una oportunidad de estar en contacto con la comunidad”.

Zuñiga recordó que legisladores de la Asamblea Nacional trabajan en una reforma al Código Orgánico Integral Penal (COIP), para determinar una proporcionalidad de las penas en el delito de tráfico de combustibles según la cantidad.

Fabio Guzmán tenía una sentencia de 5 años por el delito de tráfico de combustibles, y había cumplido 11 meses detenido. Según el artículo 265 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), el almacenamiento, transporte, envasado, comercialización o distribución ilegal de hidrocarburos en las provincias fronterizas, puertos marítimos o fluviales o mar territorial, es sancionado con pena privativa de libertad de 5 a 7 años.