Indispensable transparencia

La época del año que vivimos, con esa característica tan singular que se proyecta inexplicablemente a todo el ambiente, es propicia para reclamar a cada uno, pero principalmente a quienes recibieron el poder como delegación ciudadana, a ejercer y demostrar ese valor insustituible: la transparencia. El ejercicio de la autoridad exige ser transparente, diáfano en las palabras, pero sobre todo en los actos. Sin miedo a reconocer los errores, las equivocaciones. Prestos no a manipular la verdad, sino a defenderla. El “run run” de la campaña electoral que culminó en febrero, insistía sobre el que sería un velado apoyo del correísmo, a la candidatura de la actual alcaldesa. Algunos pretendieron justificarlo con los primeros nombramientos, que más allá de la sorpresa, se definían como un grupo ampliamente afín al correìsmo y, más aún, ajeno a un compromiso con los intereses de la ciudad. Sea lo que fuere, en los últimos días se ha convertido no en comidilla sino en verdadera preocupación los supuestos y desconocido apoyos económicos,- negados por la alcaldesa -, a su campaña electoral. Son versiones que van más allá de las redes sociales siendo abordados por el propio Concejo, los noticieros locales, la prensa. No es dable, en el momento, que los actores inmersos en el problema simplemente lo evadan con el silencio. Mucho menos, como lo decía un titular con explicaciones “que no convencen”. La “elección histórica”, merece una aclaración histórica, para evitar una decepción también histórica.