Indignación por el sobreprecio de complejo judicial de Otavalo

Otavalo. La construcción de la Plaza Cívica; una terminal terrestre de primer nivel o el Malecón del Lago San Pablo, son entre otras, las obras que se hubiesen podido realizar en Otavalo, con los USD 4’ 487 210 de excedente que costó la construcción del Complejo Judicial.

Molestart. Las reacciones y la indignación por el sobreprecio en la edificación, no se hicieron esperar entre autoridades, profesionales de la construcción y ciudadanía en general.

Tras la denuncia realizada el miércoles último por Marcelo Merlo, presidente del Consejo de la Judicatura (CJ), se empiezan a conocer nuevos detalles de las irregularidades suscitadas en los cuatro complejos judiciales.

En el caso de Otavalo, la obra estuvo a cargo de la constructora Smartbilden, quien edificó el escenario por 7’ 736 570. Esta misma compañía construyó el Registro Civil de Tulcán en 2011. El contrato fue adjudicado también por emergencia, cuando Paulo Rodríguez Molina era director de esa institución.

Antecedentes. El complejo judicial de Otavalo fue inaugurado el 17 de abril de 2013. Gustavo Jalkh, presidente del Consejo Nacional de la Judicatura, por aquella época llegó hasta Otavalo para su apertura.

Todo parecía normal hasta la tarde del miércoles pasado, donde se conoció de manera oficial, las irregularidades existentes en el costo total de la obra.

Donación. Rubén Buitrón, concejal de Otavalo, recuerda que la municipalidad donó ese espacio al Consejo de la Judicatura, ante el pedido respectivo. “Las instituciones del Estado siempre se dan ese apoyo mutuo. Por eso desde la Función Judicial se solicitó al Concejo Municipal, que diéramos el terreno para la construcción, por lo que les entregamos sin ningún inconveniente”, comentó.

Sentir. “Es indignante ver cómo han saqueado al país.

Según escuché son varias obras en las que se han detectado los sobreprecios, eso es doloroso, pues es nuestro dinero”, dice Fernando López, jubilado de 63 años quien vive a pocas cuadras del complejo judicial sarance.

Del experto. Marco Torres, ingeniero civil y edil de la ciudad, coincide con Buitrón al asegurar que la Plaza Cívica sería una realidad con ese dinero de sobreprecio detectado. “No solo la plaza, sino obras de alcantarillado sanitario en cuatro parroquias del cantón con sus plantas de tratamiento”, argumenta.

Otra anomalía encontrada fueron los plazos determinados para la entrega de los respectivos productos (incluidos los planos aprobados por los municipios), fueron de solo 15 y 60 días. “Es imposible que en 15 días se tengan todos los permisos reales de obra. Para una obra de esta magnitud el tiempo prudencial es de al menos seis meses”, ratificó Torres.

Otros casos. De acuerdo al estudio realizado por José Cisneros, coordinador estratégico de Infraestructura Civil, aparte de Otavalo, las irregularidades también se presentan en los Complejos Judiciales Quito Norte donde se registró un sobreprecio de USD 15’ 724 096.

En Latacunga también se detectó un sobreprecio del 72 por ciento. El costo real del escenario es de USD

1’ 999 660 pero se facturó por USD 5’ 141 985.

En Guayaquil se comprobó un sobreprecio del 51 por ciento que equivale a USD 17’ 743 586 cuando el precio real era de USD 17’ 047 760.

Según denuncia, la construcción del complejo judicial tiene un sobreprecio de USD 4’ 487 210. El costo real era USD 3’ 249 359.
Gustavo Jalk (c) inauguró la obra junto al exalcalde Mario Conejo y Johana Pesántez, Min de Justicia.
El 28 de junio de 2012, Paulo Rodríguez, expresidente del CJT, realizó un recorrido por la construcción del complejo judicial.