Incendio cobró una víctima más

p14QUITO. El bombero Marco Bastidas murió ayer en Quito, luego de permanecer cinco días en el hospital de Los Valles con el 75% de sus quemaduras.

HECHOS
Bastidas sufrió quemaduras el lunes, mientras intentaban sofocar el incendio en Puembo, es la tercera víctima del percance, que ya cobró el lunes la vida de otros 2 miembros de la entidad: Jonathan David Nasimba y Jonathan Paúl Dionisio Vásquez, de 19 y 20 años, respectivamente, quienes murieron mientras participaban en las labores de combate del incendio forestal, que se inició el domingo.
Christian Rivera, director del Comité de Operaciones de Emergencia Metropolitano, explicó que los 2 primeros cadetes fallecieron por un cruce de vientos que crearon remolinos de fuego, además por la radiación. “Nosotros fuimos atrapados por un primer remolino de fuego con el capitán Zapata, que no pudo salir de un segundo remolino y por eso está herido, el fuego te envuelve y te puede causar daño”, afirmó Rivera.
En ese remolino también estuvo Bastidas, junto a Josúe Aizaga. Este último todavía permanece interno en la clínica. También tiene quemaduras en más del 50% de su cuerpo.
Rigoberto Bastidas, padre de Marco, confirmó que el cuerpo de su hijo será llevado a la Comandancia del Cuerpo de Bomberos, ubicada en el norte de Quito. Sería enterrado mañana en el cementerio de Santa Rosa, previamente, recibirá un homenaje póstumo en el salón de la Ciudad del Municipio capitalino.
Bastidas estaba casado. Tenía 29 años y dos hijos pequeños de 5 y 3 años.
Según el reporte médico, el bombero falleció a las 11h20 de ayer en el Hospital de Los Valles. Se pensó llevarlo a EE.UU. porque tenía el 65% de su cuerpo quemado. Bastidas pertenecía al cuerpo motorizado y tenía 3 años en la institución.
En el hospital de Los Valles continúa hospitalizado Josué Aizaga, de 21 años. Según informaron las autoridades, se estaría gestionando trasladarlo a EE.UU. en una ambulancia aérea, por lo que están esperando la autorización de los médicos. Se gestiona una visa humanitaria para que sea posible el viaje.
Eber Arroyo, comandante general del Cuerpo de Bomberos, calificó a Bastidas como “un heróe más que fallece por salvar a la ciudad”.