Imbabureñas están entre las mejores del planeta

Ibarra. Desde 1988 Azuay ha sido reconocida como la ‘cuna’ de marchistas en el país. El máximo referente desde ese año hasta 1995 fue Jefferson Pérez, único medallista olímpico; pero también sonaron los nombres de los cuencanos Ro-lando Saquipay, Miriam Ramón y Andrés Chocho.

Ahora la posta tomó Imbabura con la escuela ‘Tar-quino Jaramillo’, que maneja Giovan Delgado. De allí salieron deportistas como Glenda Morejón, campeona del mundo en 5 mil metros marcha y Karla Jaramillo campeona Suda-mérica. Ellas sellan la temporada rankeadas entre las tres mejores del mundo en la categoría sub 20 y absoluta, respectivamente.

La mejor del planeta. En agosto de este año, la marchista Glenda Morejón, pasó a la historia. En el Campeonato Iberoamericano en Trujillo, Perú, perforó su propio récord en 10 kilómetros en pista. Puso un crono de 44.12’75’’ bajando el tiempo que hizo en Finlandia (44.19’) este mismo año. Con ese crono se adueño del ranking mundial en esa distancia. “Es muy motivante para seguir adelante y cumplir con mis sueños que es llegar a Tokio. Espero mantenerme en esa ubicación en el 2019”, dijo Morejón.

Jaramillo en el podio. Otra marchista local también está entre las mejores del planeta. Se trata de Karla Jaramillo, de 21 años de edad, quien regresó este año a la pista y con fuerza. Ella obtuvo la medalla de bronce en el Sudamericano sub 23 en Cuenca con un ‘crono’ de 1h35’43 en la distancia de 20 kilómetros en pista. Con ese resultado se instaló en la tercera casilla en el ranking avalada por la IAFF.

Ella ahora sueña con ir a las Olimpidas de Tokio.