18-06-2019 | 11:28
(I)

Tan solo catorce días le restan al ciclo escolar 2018-2019

Los estudiantes que no se queden a exámenes supletorios tendrán ocho semanas de vacaciones, mientras que los suspensos solo tendrán un mes y una semana.

Ibarra. El cinco de julio, los alumnos de las distintas unidades educativas de Imbabura, y por ende del régimen Sierra-Amazonía, finalizarán su año escolar luego de rendir los exámenes quimestrales.

Los niños y jóvenes que culminen el ciclo con el puntaje necesario volverán a clases el lunes 2 de septiembre para la inauguración del año lectivo 2019- 2020. Esto se realizará de forma escalonada.

Preocupación. A unos les preocupa quedarse a supletorios y a otros pasar el examen de grado del Ineval. “Ya se siente la presión que tenemos. Si queremos tener un buen futuro lo que debemos hacer es prepararnos bastante”, dice Adrián Rosero, estudiante de tercero de bachillerato.

Por su parte Andrea Lozano dice que su preocupación radica en los supletorios. “Muchos dicen que tenemos demasiadas oportunidades para pasar el año pero no comprenden que no todos somos buenos en todo. Hay materias que se complican y si nos quedamos a supletorios es porque ciertos temas no se nos dan tan bien. No siempre es por vaguería y quedarse a supletorios es como sentirse en el abismo”, explica la estudiante de primero de bachillerato.

Obligatoriedad. Santiago Sánchez, director zonal de Apoyo, Seguimiento y Regulación de la coordinación zonal 1 del Ministerio de Educación, comentó que el próximo 5 de julio se completan los 200 días de asistencia obligatoria, como lo establece el artículo 146 del reglamento a la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI).

Actividades. Según explicó Sánchez, el ciclo escolar transcurrió con total normalidad y con todas las actividades establecidas en el cronograma presentado en septiembre pasado.

Dentro de esas actividades se puede destacar las del Programa “Educando en Familia”, mismo que, fortalece y potencializa el respeto a los derechos humanos, la relación entre a la familia y la institución educativa, como estrategia para mejorar la calidad de educación, previniendo los problemas escolares, familiares y sociales. “Creo que ninguna familia es perfecta y siempre los problemas influyen negativamente en el desempeño académico de nuestros hijos. Por mi parte puedo decir que este proyecto nos ha permitido darnos cuenta que es importante la armonía y cómo podemos apoyar a nuestros hijos. Además que ellos ya empiezan a ser más críticos, más pensantes y de esta forma también ayudan a la relación en la familia”, comenta Nayelli Suárez, madre de familia.

Medio ambiente. Las instituciones realizaron la siembra de árboles y mantenimiento de espacios TiNi, promoviendo el contacto periódico de los estudiantes con la naturaleza. Esta es una estrategia para la recuperación y conservación de los recursos naturales. El currículo nacional incluyó destrezas con criterios de desempeño desde la educación general básica. A nivel nacional son aproximadamente 12 mil unidades educativas que tiene ya este proyecto.

En Imbabura son 311 instituciones con 128 mil estudiantes inmersos en esta iniciativa. En la zona 1 son aproximadamente 428 mil estudiantes.

La docente Diana Rodríguez, encargada de este proyecto en la Unidad Educativa Zuleta, comentó que con este proyecto han logrado “dar vida al lugar y disfrutar de la naturaleza al ver las plantas ornamentales”.

Recomendaciones. Las autoridades recomiendan a los padres preguntar a los docentes cómo van sus hijos ya al término de este ciclo. Esto les ayudará a saber si deberán reforzar conocimientos para los supletorios.

“No dejemos para última hora para saber si sus hijos pasan o no. Lo recomendable es que pregunten a los profesores, siempre en sus horas de atención, para que vean cómo están sus hijos y si es el caso de que necesitan reforzar materias para los supletorios pues les vayan buscando ayuda a tiempo”, dijo Sánchez.