09-11-2019 | 07:33

Energía limpia se explota en Chachimbiro

En Chachimbiro se perforó el primer pozo geotérmico exploratorio. Los estudios se financiaron con recursos no reembolsables del Gobierno de Japón.

Ibarra. La Corporación Eléctrica del Ecuador (CELEC EP) autorizó la contratación de una línea de crédito por 60.1 millones de dólares para el desarrollo del proyecto geotérmico Chachimbiro, de 50 megavatios, el mismo que se ubicará en el cantón Urcuquí de la provincia de Imba-bura y que contará con el asesoramiento del Gobier-no de Japón a través de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA, por sus siglas en inglés).

El Directorio de CELEC EP, que es presidido por el Mi-nistro de Energía y Recur-sos Naturales No Renova-bles, Carlos Pérez, declaró como prioridad desarrollar este proyecto.

La construcción de la planta geotérmica alcanzará una inversión de 250 millones de dólares.

Presupuesto. Actualmente el proyecto se encuentra en la fase de desarrollo de campo; para esta primera etapa se tendrá un presupuesto de 70 millones de dólares, de los cuales 60 millones serían financiados por un Préstamo Oficial de Ayuda al Desarrollo por parte JICA. Asimismo, en esta fase, se procederá también al montaje de una planta de cinco megavatios, a boca pozo, en el año 2022.

Desde marzo del 2018 se han realizado pruebas en el primer pozo exploratorio, con resultados satisfactorios, ya que se han encontrado temperaturas de 235ºC que son ideales para la instalar una planta geotérmica.

Sector eléctrico. El proyecto geotérmico Chachimbiro es parte de los nuevas obras que se encuentran priorizados por el Gobierno Na-cional dentro de la política de expansión del sector eléctrico a largo plazo, y que busca cubrir la demanda de energía de los ecuatorianos en el futuro.

Actualmente, la capacidad instalada es suficiente para cubrir las necesidades del país; sin embargo, la demanda crece a un 4,9% al año, lo cual determina la necesidad de planificar adecuadamente con el fin de evitar desabastecimientos en el futuro.

Calor. El proyecto aprovechará el calor interno de la tierra para la generación de electricidad. Para su desarrollo (en dos etapas) se requerirá una inversión aproximada de 250 millones de dólares. Según los estudios, durante la etapa de construcción y operación del proyecto se generarán aproximadamente 1000 fuentes de empleo directas e indirectas.

Este proyecto se localiza en Urcuquí, en la provincia de Imbabura que también fue nombrada como geoparque mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Este proyecto es el primero de esta tecnología en el primer geoparque del país. Se planifica que el proyecto genere su primer kilovatio / hora con la primera planta piloto en el 2022, mientras continua su desarrollo planificado hasta 50MW.

Potencial. Según los especialistas japoneses, este proyecto también contempla la posibilidad de aprovechar el potencial geotérmico en cascada, es decir que el vapor del agua se puede utilizar para otras actividades después de la generación eléctrica, entre ellas secado de frutas y entrega de agua caliente a las comunidades vecinas.

En este caso ya no se apuesta por el agua, el viento, el sol ni los combustibles. Ahora se impulsa el uso del calor interno de la tierra para instalar una planta de energía geotérmica. Esta zona rodeada por el volcán Chachimbiro y aguas termales tiene en la parte subterránea un reservorio de agua, que supera los 200 grados centígrados (°C). Es decir, su temperatura es cuatro veces mayor a la de las termas del sitio.

La Celec explica que esta fuente aporta energía de manera confiable durante todo el año, porque no se ve afectada por la estacionalidad de las lluvias, el sol o el viento. El propósito ahora es realizar los estudios de factibilidad.