11-04-2019 | 10:47
(I)

Mineros de Imbabura exigen un diálogo con autoridades

Urcuquí. Desde las primeras horas de la mañana de ayer los mineros que laboran de forma ilegal en la parroquia de Buenos Aires fueron arribando a la cabecera parroquial.

Los grupos llegaban en vehículos 4X4 de la parte alta de la montaña. La preocupación entre las personas es inminente, para ellos la intervención anunciada para ayer y el desalojo, significa quedarse sin fuentes de trabajo; a pesar de que la actividad ilegal ha traído consigo una serie de problemas de seguridad no sólo para la parroquia, sino para toda la provincia.

Extraoficialmente se conoce que en el lugar no sólo pernoctan ecuatorianos, ya que también han llegado al lugar gente de Colombia, Perú, Venezuela y hasta Jamaica. También han informado que están grupos armados.

Protesta. Fueron pasando las horas y cerca de 1 000 mineros se juntaron en el ingreso a la parroquia, bloqueando la vía con su presencia y con varios automotores. El objetivo era que alguna autoridad llegue al sitio y puedan mantener un diálogo para buscar soluciones y evitar el desalojo.

Más de 70 miembros de la Policía Nacional llegaron al lugar. Pablo León, jefe del Distrito Ciudad Blanca, señaló que enseguida se controló la situación y se buscó un acercamiento con la Agencia de Regulación y Control Minero (ARCOM), para que puedan recibir a los dirigentes que viajarían hasta Ibarra. El oficial también aseguró que se mantuvo el orden en el sector con el contingente.

Situación. Uno de los dirigentes de este numeroso grupo mencionó que están gestionando para mañana mantener un acercamiento con las autoridades, ya que aseguran que en enero recibieron un compromiso de parte de la compañía Hanrine, concesionaria del sitio. Además manifestó que quienes llegaron al sitio fueron los mineros artesanales que temían a un enfrentamiento en la anunciada intervención.