06-09-2019 | 10:55
(I)

Le apuestan a la nutrición en el área rural

El Patronato Provincial de Imbabura, en este proyecto, invertirá 129 mil 664 dólares, de septiembre a diciembre. Así se contribuye a erradicar el hambre.

Ibarra. El hambre y la desnutrición siguen siendo grandes obstáculos para el desarrollo de muchos países. A nivel mundial, más de 90 millones de niños menores de cinco años tienen un peso peligrosamente bajo. Es por eso que los Objetivos de Desarrollo Sostenible buscan terminar con todas las formas de hambre y desnutrición para 2030 y velar por el acceso de todas las personas, en especial los niños, a una alimentación suficiente y nutritiva durante todo el año.

Un ejemplo de esto es el proyecto de complementación escolar que el Patronato Provincial tuvo como iniciativa.

Dar continuidad. Daniel Salazar, profesional en soberanía alimentaria del Patronato, dice que la importancia es dar continuidad a un proceso que ha durado 5 años en las parroquias rurales. “Hemos combatido arduamente el tema de la mal nutrición en nuestra niñez por lo que creo que es oportuno dar continuidad a estos procesos porque hemos aprendido en estos cinco años”, dijo y añadió que van a fortalecer este proceso de sostenibilidad para que así pueda permanecer en el tiempo.

El profesional dio a conocer que culminó el convenio que se tenía con el Programa Mundial de Alimentos pero esta fue una oportunidad de desarrollo. “Así vamos a trabajar con otras instituciones tanto públicas como privadas que van a ser un aporte importante para la ejecución de este proyecto”, dijo Salazar.

Convenio. Y precisamente esta semana se realizó la firma del convenio específico entre Zona 1 del Ministerio de Educación y el Patronato Provincial de Imbabura. Con esto se beneficiará a 4 mil 052 niños de 59 instituciones educativas.

Napoleón de la Torre, administrador general del Patronato, dijo que se ha evidenciado más del 40 % de niños con desnutrición en la provincia y por eso es importante dar continuidad al proyecto. “Por eso hemos buscado la manera de que esto no quede inconcluso y ver la manera de dar continuidad a esta alimentación complementaria para disminuir estos altos índices de desnutrición”, dijo.

Estrategias. Además, otro de los objetivos es que los padres de familia y docentes puedan aprender cómo se pueden mezclar los alimentos para hacerlos más nutritivos apegados a la cultura propia de los sectores.