04-04-2019 | 17:02

Invadidos por los zancudos

Los insectos provienen de la planta de tratamiento de agua de la parroquia. Los habitantes ya han acudido a las autoridades, pero el problema no se soluciona.

Antonio Ante. La presencia incontrolable de zancudos en San José de Chaltura, es un problema que preocupa a los moradores hace aproximadamente seis meses.

Luego de recorrer la parroquia para identificar de dónde provienen los insectos, los habitantes descubrieron que los focos de infección están en el barrio La Violeta, en la planta central de tratamiento de aguas servidas del barrio El Carmen y en el sector de Cobuendo.

Cansados de no poder dormir en las noches y de las picaduras a los niños y mascotas, los moradores acudieron ante Empresa Pública de Agua Potable y Alcantarillado de Antonio Ante, EPAA, para que fumiguen al mosquito, pero estas acciones no han sido suficientes.

Denuncia. Fernando Suá-rez, morador de la parroquia, dijo que hicieron un seguimiento real del lugar para ver de dónde vienen los zancudos y vieron que es desde las plantas de tratamiento, y ahora están también en estanques de las aguas de riego y en las partes bajas y árboles.

“Creemos que es una pandemia lo que está pasando en Chaltura. Me acerque a la EPAA, vino la ingeniera y dijo que esto se iba a solucionar de inmediato. Luego fuimos a la dirección de Medio Ambiente de la Prefectura y nos dijeron que habían que esperar por el periodo de transición de las autoridades, lo que significa que seguiremos plagados de zancudos”, dijo.

Por su parte, Luis Vilca, habitante de la parroquia, aseguró que el problema radica en el poco mantenimiento que les dan a las plantas de tratamiento de aguas servidas. “Utilizan para fumigar una bomba de mochila y es imposible que con esa bomba se pueda ingresar debajo de las hojas de lechuguín que es el nicho de estos zancudos, deberían utilizar una bomba de motor”, mencionó Vilca.

Contraparte. Luis Enríquez, funcionario de la EPAA, dijo que el año pasado hicieron la adquisición de químicos para una mejor tratabilidad del agua, ya que los polímeros permiten que el lodo no tenga mal olor y no cause la proliferación de mosquitos.

“Se procedió a aplicar un químico pero con bombas manuales que son para terrenos pequeños, más no a la planta de tratamiento, que es una área bastante amplia. Ya hicimos el proceso de adquisición de una bomba estacionaria, que tiene capacidad industrial para fumigar mejor la planta de tratamiento y sus alrededores”, dijo Enríquez.