27-10-2019 | 07:30

El “Patrón”, ícono de Imbabura, está delicado de salud

Sus hijos mantienen la esperanza de volver a estar junto a su padre y compartir más tiempo, en el rescate de la tradición de sus ancestros.

Atuntaqui. Ángel María Imbaquingo Imbaquingo, más conocido como El Patrón de los “Cincuenta mil hombres” y Gestor Cultural de Antonio Ante, está internado en la unidad de terapia intensiva del Hospital del Seguro (IESS) debido a un derrame cerebral sufrido el pasado martes. “Esa misma mañana fue ingresado a la clínica y le practicaron una craneotomía. La condición es muy grave y su pronóstico reservado” con dolor manifiesta Ángel Imbaquingo, hijo del promotor cultural.

“Teníamos dos opciones, operarle la cabeza o desconcertarle. La decisión que tomamos fue luchar hasta el último. Sobrevive gracias a las máquinas. Están haciendo todo por salvarle la vida”, dijo el primogénito al preguntarle más detalles acerca del cuadro de complicación de su padre.

Enfermedad. Familiares del reconocido personaje lloran su ausencia y contaron que hace dos años empezó a padecer fuertes problemas de salud, pero no se detectaba el verdadero origen de las molestias. Después de varios exámenes, resultó que tenía cáncer terminal de próstata y se había propagado hasta los huesos, enfermedad llamada metástasis ósea.

Para evitar que la enfermedad siga avanzando, el año anterior, le tuvieron que intervenir quirúrgicamente en SOLCA, operación que no dejó complicaciones. Después del tratamiento, todo parecía ir bien, sin embargo, tras superar un cuadro infeccioso, estos últimos meses otra vez empezó con dolores en las piernas.

Decayó. “El pasado lunes tuvo una cirugía en las hernias inguinales, pensamos que con esa operación se iba a recuperar, porque no hubo complicaciones médicas. Pero, después del mediodía del martes comenzó a perder la conciencia. Ese día me quedé a dormir con mi padre y al siguiente día, ya no despertó, no respondía a los estímulos físicos”, agrega Ángel.

Frente a esta situación, ahora sus familiares esperan que en el transcurso de estos días los médicos a cargo les comuniquen sobre el diagnóstico de salud, ya que el viernes último en la mañana no recibieron mayor detalles acerca del progreso, después de la delicada operación. Por el momento, el pronóstico es reservado.

Preocupación. María Ángel Imbaquingo, es admirado por su ímpetu labor por 46 años al rescate de esta significativa tradición.

Según su hija Martha Imbaquingo, es apreciado por decenas de personas, quienes apenas se enteraron del trágico suceso acudieron a las instalaciones del hospital.

Además de que constantemente están llamando a los familiares, porque la situación crítica, no permite que reciba visitas.

Su legado. “Desde niña he admirado a mi padre, es un hombre alegre, fuerte y luchador. Él siempre nos decía que hizo historia y seguirá haciendo hasta cuando Dios lo tenga en este mundo”, dice Martha al hablar sobre su querido padre. También recuerda que cuando eran pequeños siempre lo acompañaban a la bomba.

“Yo soy su bailarina, juntos íbamos a festejar la tradición a cualquier lugar que lo invitaban, eso jamás lo voy a olvidar. Siempre lo he apoyado, ahora solo queremos que esté bien” asevera.

Mensaje. A lo largo de su trayectoria como Patrón, ha hecho que su cultura y tradición no desaparezca. “Mientras yo viva me tendrán al frente. Solo Dios sabrá hasta cuándo me tiene, por mi parte la labor está cumplida, he dejado una raíz bien sembrada de nuestra tradición y vestimenta de nuestro pueblo”, comentó el reconocido líder cultural, en una entrevista a Diario EL NORTE el 28 de junio de 2018.