27-08-2019 | 00:00
(I)

Deliciosos manjares se preparan en una sola provincia

La gastronomía de Imbabura se caracteriza por su gran variedad de exquisitos platillos para todo tipo de paladar, incluidos los más exigentes.

Ibarra. Cada uno de los seis cantones de Imbabura: Otavalo, Cotacachi, Antonio Ante, Ibarra, Urcuquí y Pimampiro cuentan con platos tradicionales exquisitos y que no pueden faltar en el recetario culinario de la provincia.

Variedad. Los turistas que llegan a Imbabura desde Quito y el centro del país, pueden empezar por Otavalo que ofrece la inigualable chicha del Yamor, elaborada a base de siete tipos de maíz y cocinada durante 12 horas. Su saborcito añejado le da un toque delicioso. Esta bebida se la acompaña con el tradicional plato típico que lo puede encontrar desde $2,50.

A 20 minutos del Valle del Amanecer se encuentra Cotacachi, en donde se siente el aroma de las deliciosas carnes coloradas. Margarita Morales ofrece a los turistas el plato compuesto por tortillas, huevo, tostado, ensalada y la rica carne colorada, que prepara con la receta heredada de su abuelita. Desde $2,50 se encuentra esta delicia para el paladar.

La siguiente parada es el cantón Antonio Ante, no solo conocido por la industria textilera, sino también por su exquisita fritada. Lourdes Maigua comenta que su negocio empezó con sus ancestros de quienes heredó la sazón especial.

Su valor va desde los 3 dólares las bandejas individuales, y 20 dólares, las familiares.

Entre las delicias de Ibarra están incluidas las empanadas de morocho, los helados de paila y los helados de Caranqui. La pionera de las empanadas de morocho es Consuelo Játiva, quien precisa que la elaboración es complicada pero lo hace con mucho cariño. Cada empanada cuesta 70 centavos.

Los helados de paila y de Caranqui endulzan a la ciudad y son fabricados con fruta fresca, tal como lo dice Maruja Suárez, propietaria de una heladería en Caranqui.

Urcuquí no se queda atrás. Ofrece a los turistas el exquisito cordero asado, acompañado de habas, choclo y queso. Pimampiro, Tierra del Sol, se caracteriza por su cuy con papas, el típico hornado y fréjol cariuchado. Más de una opción gastronómica ofrece la bella Imbabura, Geoparque Mundial.