Imbabura y turismo

jacinto salasLas últimas semanas han traído buenas noticias para el turismo. El país emprendió una inusual campaña, esta sí muy positiva,  a nivel internacional para consolidar al Ecuador como un destino turístico. Como si esto fuera poco,  los “oscares” del turismo, así denominados, también se quedaron aquí.
Sin embargo, estas noticias dejan indiferentes a quienes no son beneficiarios directos de la afluencia de visitantes extranjeros que, según prevén, superarían el millón en el año. Porque sí vale la pena preguntarse qué parte de este esfuerzo nacional por convertir al turismo en generador de divisas, ha tomado en cuenta a Imbabura y a la región norte, en general.
De lo que se aprecia,- o, si lo hay, no ha sido destacado -, la provincia no aparece o casi no aparece en la famosa “All you need is Ecuador”. En ella se valoran y está muy bien,  Quito, el Tren Crucero, las playas, la Amazonía… pero parecen lejanos o inexistentes “la más hermosa provincia del Ecuador…”, su mercado de Otavalo, sus legendarias lagunas, sus paisajes, sus etnias, sus artesanías.
En el campo del desarrollo turístico, Ibarra e Imbabura, han cedido terreno. Hoteleros de raigambre recuerdan ese boom que vivió la provincia en los finales de los 70, 80 y un poco más, cuando gracias, principalmente, al esfuerzo privado, pero también del municipio de Ibarra, Gobierno Provincial,  las campañas y caravanas que Imbabura hizo en Colombia, se destapó el denominado “turismo colombiano por carretera”. Fue un verdadero desborde que benefició a la provincia y que se expandió al país, como la Costa, Guayaquil, Quito, Cuenca…
Fue la época en la que Imbabura contaba con una envidiable capacidad hotelera, que superaba la de, ahora, importantes provincias turísticas. ¿Qué pasó? Es hora de ir más allá de las quejas y trabajar en la recuperación del espacio perdido, en una tarea conjunta de autoridades, gobiernos autónomos, sector privado, pero, al mismo tiempo, de exigencia al ministerio de Turismo y al Gobierno nacional, de un compromiso serio con el turismo de Imbabura y la región.