Imbabura siente la paralización

Ibarra. En varios puntos de la provincia e incluso al interior de las ciudades como Otavalo e Ibarra se sigue evidenciando la indignación de la gente por las medidas adoptadas por el régimen de Lenín Moreno.

Protestas. En cada sitio conflictivo, tanto en carreteras como en vías alternas y sitios de aglomeración como los que están cerca a los mercados, el pedido generalizado es que se derogue el tema de la eliminación del subsidio a la gasolina y diésel, principalmen-

te.

El acuerdo que la noche del viernes se anunció entre el gobierno y los dirigentes de los transportistas, no surtió efecto entre las bases de varias provincias del país, e Imbabura no fue la excepción. De hecho, varios organizaciones de transporte pesado y de carga se mantenían bloqueando las vías en señal de protesta.

Cerca al terminal terrestre se vio a empresas privadas de transporte con sus volquetas en las vías de acceso al centro de la ciudad.

Igualmente, el comercio funcionó a medias. Si bien las organizaciones de comerciantes salieron a las calles, -no en su totalidad- sí hicieron notar su presencia con gritos en contra del régimen y sus medidas económicas, se evidenció que otros locales estaban abiertos y laboraron “normalmente”.

Bemoles. El centro comercial La Bahía, según sus dirigentes, plegaron al paro porque las medidas les a-fectan duramente. En cambio el centro comercial La Playa estaba abierto al público y varios locales de la avenida Eugenio Espejo estaban abiertos y prestando sus servicios.

En el terminal terrestre no había el movimiento usual de otros días, lo que sí se notaba era, en las afueras, la presencia de extranjeros convertidos en vendedores ambulantes que aprovechaban la ocasión para conseguir algún rédito, mientras los comerciantes locales se quejaban que no hay ninguna acción de las autoridades para el control.

El terminal de Ibarra que por lo general está lleno de personas que buscan viajar a diferentes destinos permaneció semi vacía.
Varias volquetas impidieron el paso normal de vehículos en la avenida Eugenio Espejo y Teodoro Gómez de la Torre.
Así se mostraba la Panamericana E35 en el sector norte de Ibarra. Los pocos vehículos que tratan de circular se quedaron varados.