Siete organizaciones dedicadas al microtráfico se han desarticulado en Imbabura

El microtráfico de drogas es una de las principales problemáticas en el país y la lucha por atacarlo se ha vuelto un desafío en la provincia de Imbabura. La labor de la Policía Nacional, a través de la Jefatura de Investigación Antidrogas de la Subzona Imbabura es permanente, sin embargo tienen que combatir, en ocasiones, con los organismos de justicia, ya que realizan arduas investigaciones, detienen a los implicados en delito flagrante y con las evidencias, pero muchas veces recobran su inmediata libertad o terminan con medidas sustitutivas.

A pesar de que muchos procesos judiciales en el tema de expendio de droga no llegan a su fin, los uniformados no descansan en atacar las pequeñas mafias que perjudican, principalmente, a la población joven.

Por las diversas investigaciones tienen identificados los sectores en donde más se comete este delito, sin embargo erradicarlo se vuelve una tarea bastante compleja, ya que existen familias enteras dedicadas a este ilícito y, si no se logra encarcelar a toda la ‘banda’, quienes quedan libres continúan en sus fechorías.

El mayor Ángel Vásquez es el titular de la Jefatura de Investigación Antidrogas de Imbabura y asegura que la unidad está enfocada en desarticular organizaciones que se dedican al microtráfico.

“En lo que va del año hemos aperturado 15 investigaciones previas en torno al microtráfico, casos que han sido denominados ‘Victoria’, en donde se han presentado importantes resultados, ya que hemos logrado desarticular siete organizaciones delincuenciales que están conformadas por un líder, seguridad, transporte, intermediarios y expendedores”, dijo Vásquez, asegurando que los operativos han devuelto la tranquilidad a los diferentes sectores.

A través de las denuncias anónimas o por la información recibida por el servicio preventivo y Policía Comunitaria, los agentes logran investigar, por el lapso de dos a tres meses, a estas organizaciones. En ese tiempo articulan con los operadores de justicia, verifican la información y, si es certera, inician una investigación previa con Fiscalía para tener todos los documentos de respaldo para poder ejecutar las técnicas de gestión investigativas y determinar los roles de estas personas.

“El objetivo es aportar a Fiscalía todos los elementos de convicción, para que en el proceso judicial estas personas lleguen a ser sentenciadas”, agregó el oficial.

“Nosotros hemos operado e intervenido en los tres distritos de la Subzona Imbabura, con más resultados en el Distrito Ciudad Blanca, especialmente en los sectores de La Campiña, Pugacho, Priorato, Azaya, Lomas de Azaya, La Florida y otros barrios en el centro de la urbe, donde se han realizado operativos con resultados”, mencionó Vásquez.

Un trabajo articulado

La labor de los agentes se complementa con la colaboración de todas las unidades policiales. Además destacan el importante desempeño que demuestra el Centro Regional de Adiestramiento Canino (CRAC) y el Grupo Especial Móvil Antinarcóticos (GEMA), quienes incautan grandes cantidades de alcaloide en los puntos de operación fija, ubicados en el Control de Tababuela y San Jerónimo.