Imagen social y el “qué dirán”

Ibarra. Estamos en una sociedad en que la imagen es muy valorada. Muchas ocasiones elegimos modelos cercanos como los familiares, o en otras situaciones a personajes que admiramos como amigos, conocidos, artistas, deportistas famosos, etc.

Experta. Jacqueline Estrada Salazar, psicoterapeuta, añade que el aspecto físico y la reputación de cada uno puede marcar en gran medida como los demás te ven e incluso cómo te ves a ti mismo.

Puede ayudarnos a conseguir un trabajo o acercarnos a nuestra pareja soñada, pero también nos puede provocar grandes frustraciones, inseguridad e incluso generar diversos trastornos.

Debatir sobre su importancia y los cambios que han podido surgir a lo largo del tiempo respecto a qué se considera buena imagen puede ser interesante.

En ocasiones la imagen que proyectamos, está basada en la preocupación que tenemos por lo que piensan los demás, es decir, no nos arreglamos o proyectamos una imagen porque nos sentimos bien con ella, sino para poder arrancar buenos criterios de los demás. Así ni nosotros ni los demás estarán satisfechos.