Ibarra. Por el bien general de la salud de toda la población y acogiendo las medidas preventivas de las instituciones públicas y privadas, la Diócesis de Ibarra anunció medidas preventivas contra el coronavirus en su ceremonias religiosas.

Obispo. René Coba, Obispo de la Diócesis de Ibarra, dijo en una rueda de prensa realizada ayer que con sentido de responsabilidad y espiritual con las personas que acuden diariamente a los templos, pidió acatar las disposiciones de las autoridades sanitarias nacionales y locales.

Llamó a evitar el pánico, y como deber cristiano brindar apoyo y asistencia espiritual a los afectados de esta enfermedad hasta su total restablecimiento.

Vicario. Monseñor Manuel Figueroa, Vicario General de la Diócesis, explicó que mientras no exista un peligro mayor se mantendrán como están las cosas en la Diócesis.

Dijo que en caso de que se empeoren las cosas, se aumentará el número de ceremonias religiosas con menos asistentes a cada misa.

“Las clases de las catequesis no se suspenderán por el momento, porque los asistentes no son tan numerosos”, explicó.

Pidió además a los fieles la oración en estos momentos de crisis, “recordemos que estamos en tiempo de cuaresma y por esta emergencia es oportuno que nos acerquemos a Dios”, dijo.

Pastoral Social. El padre Juan Carlos Flores, Vicario de Pastoral Social, informó que lo que se busca es a través de todos los medios necesario para contener la propagación del coronavirus en Ecuador.

Anticipó que queda a discreción de cada párroco entregar la hostia en la mano en el momento de la comunión.

Anunció que se motivará a los asistentes de las ceremonias religiosas a que acaten las disposiciones que el Ministerio de Salud recomienda. “El hecho de que en Imbabura no existan casos no quiere que bajaremos la guardia y hasta Semana Santa implementaremos las precauciones necesarias”, dijo.

Disposiciones. Monseñor René Coba recalcó que si la situación se agravara, tendríamos que tomar otras pedidas, pero por el momento dijo que se debe actuar con prudencia, “por ahora al momento de la paz en la ceremonia litúrgica no nos daremos la mano”, dijo. Bastará un gesto o una venia, añadió.

Para las celebraciones que generalmente son masivas como en Semana Santa, informó que se realizarán en un lugar abierto, o “se pondrá a la entrada a alguien que distribuya gel antibacterial, si es necesario”, manifestó.

También dijo que para las celebraciones de la Semana Mayor, todos los actos serán transmitidos en televisión nacional, gracias a los medios públicos.

Dentro de las medidas anunciadas también se habló de que los sacerdotes durante los Sacramentos de la Reconciliación y Unción de los enfermos deben usar las mascarillas, y de igual manera guardar todas las precauciones que recomiendan las autoridades de salud.

Finalmente, pidió a los feligreses que presenten cuadros de afección respiratoria u otros síntomas, abstenerse de asistir a las celebraciones litúrgicas, como medida preventiva.