Iglesia en Ecuador celebra el Jueves Santo con bendiciones desde un helicóptero

El nuncio apostólico en el Ecuador, monseñor Andrés Carrascosa Cosa, sobrevoló la mañana de este jueves 9 de abril, en un helicóptero las ciudades de Quito, Ibarra, entre otras bendiciendo este Jueves Santo, con el Santísimo Sacramento.

El helicóptero que sobrevoló la capital también pasó por varias ciudades del país para llevando la bendición a los ciudadanos que mantienen el aislamiento social  a causa del Covid-19 y que lleva hasta el jueves una cifra de 4965 casos positivos y 272 personas fallecidas.

Dios te ama inmensamente, no estás solo, a Dios le importa tu dolor, él no nos ha castigado, es la naturaleza que reacciona”, dijo Monseñor René Coba, obispo de Ibarra y Secretario General de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana al tiempo de reflexionar que esta es una Semana Santa muy especial que nos ha tocado compartir los sufrimientos de Cristo y en carne propia, vivirlos.

Manifestó que este momento difícil, que se vive en todo el mundo, es una oportunidad para poder amarnos, perdonarnos y ayudarnos a ser mejores personas.
Es la primera vez que la celebración de la Semana Santa se la va a realizar casa a adentro y a puerta cerrada. Monseñor aseguró que la procesión será dentro de la iglesia.

Aproximadamente a las 09:00 de este jueves se escucho en el cielo de Ibarra el sonar de las hélices desde donde se recibirían las bendiciones sacerdotales.

“Es la hora de convertir cada familia en un templo, en un cuarto podemos colocar una imagen de la Virgen, de Jesús y sobretodo la Biblia, para celebrar esta fecha”, dijo el obispo ibarreño.

“Va a ser un helicóptero que portará la bandera del Ecuador y pasará sobrevolando la ciudad de Ibarra. En este momento sería lindo que todos nos hinquemos a rezar para recibir la bendición”, dijo Coba. Además contó que sonarán las campanas de las iglesias.

A partir de las 18:00, en cada familia se debe celebrar la cena del Señor con un pan y un poco de vino. Un punto relevante es que por esta vez no se podrá efectuar el lavatorio de los pies.
Para el día viernes Santo, en la mañana, se rezará el Vía Crucis, 14 Padre Nuestros, uno por cada estación, y a las 15:00 en la Catedral tendrán las siete palabras, la adoración de la Cruz y la oración espiritual.
A las 19:00 se realizará la Vigilia Pascual. “Lo que vamos a decir es que la muerte no tiene la última palabra, el que tiene la última palabra es Dios”, agregó Coba.
A través de un comunicado, monseñor Carrascosa, explicó que esta idea surgió por pedido de algunos obispos y fieles.
“Hubo una persona de buena voluntad quien puso a disposición su helicóptero y se pidieron los permisos a la Dirección de Aviación Civil (DAC). El Papa me ha pedido que transmita su bendición y esta es una manera de hacerlo”, escribió.
En Guayaquil se hará algo parecido y estará a cargo de monseñor Luis Cabrera, arzobispo de esa ciudad. El Nuncio recordó que esta iniciativa nació a partir de la devoción a Cristo de Consuelo.