Iglesia Católica defiende procesiones de Semana Santa en espacios abiertos

Quito. La Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE) se mostró este jueves 12 de marzo partidaria de las procesiones tradicionales de la Semana Santa, como el Domingo de Ramos y Viernes Santo, “en espacios abiertos”, aunque, por otro lado, pidió a los feligreses que eviten las aglomeraciones.

En un comunicado las autoridades eclesiales en el país se hicieron eco de la situación de emergencia nacional sanitaria a raíz del coronavirus y solicitaron a la ciudadanía obrar “con sentido de responsabilidad moral y espiritual”.

Y aunque en un primer punto piden a los creyentes que acaten las disposiciones de las autoridades sanitarias nacionales y locales, en un quinto punto, abogan por “celebrar las procesiones principales de la Semana Santa, como las del Domingo de Ramos y del Viernes Santo en espacios abiertos (calles y plazas), que podrían ser retransmitidas por la radio y la televisión”.

Las recomendaciones de las autoridades sanitarias internacionales y nacionales son evitar los eventos en los que las personas no puedan estar separadas al menos a dos metros de distancia.

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, mencionó hoy en una comparecencia de prensa que “los eventos más concurridos” que están previstos en el Ecuador para los próximos días, son precisamente los relacionados con Semana Santa.

“Caminatas, procesiones, vía crucis, misas… este tipo de eventos no se pueden prohibir, no requieren permisos, pero sí hacemos un llamado para que se analice cuáles de esos eventos pueden evitarse”, sostuvo la responsable del Gobierno.

Aclaró que en las últimas horas ha mantenido conversaciones con representantes de la CEE para “decirles que, desde los medios públicos, tanto desde la televisión como desde la radio, vamos a brindar todas las facilidades”.

Romo señaló que la sugerencia de la retransmisión de las principales procesiones pascuales ha sido recibida “con buenos ojos” por la CEE, y que en las próximas horas se conocerá una decisión al respecto.

Efe ha tratado sin éxito de poder recabar la posición oficial por parte de algún responsable de la CEE, que mantenían una reunión sobre la cuestión hoy en Quito, según explicó una representante.

El alcalde de Quito, Jorge Yunda, también exigió hoy evitar acudir a eventos públicos y privados que congreguen a más de un millar de personas, entre ellos, los religiosos.

En tanto que, entre las medidas que pide la Iglesia católica ecuatoriana ha pedido “orar al Señor de la vida”, por los trabajadores de la salud y las familias de los afectos por el COVID-19, en total 17 casos confirmados en el país.

En paralelo, pide “participar en las eucaristías y en los actos de piedad (como adoración al Santísimo, vía crucis, rezo del Rosario) evitando las aglomeraciones. Siendo opcional el rito del intercambio de la paz en la Misa, que se omita mientras dure la emergencia sanitaria”.

También pide a los sacerdotes que durante las liturgias como la reconciliación y unción de los enfermos empleen mascarillas y todas las recomendaciones estipuladas por las autoridades sanitarias.

En paralelo, ha adoptado la suspensión de las actividades masivas como jornadas, congresos, encuentros, caminatas, festivales, especialmente en espacios cerrados.

Solicita a los fieles que presenten cuadros de afección respiratoria u otros síntomas, abstenerse de asistir a las celebraciones litúrgicas.