¡Padre de cuatrillizos pide ayuda!

Ibarra. A Clemente Chávez Imbaquingo lo encontramos en Ibarra, no es habitual que el ciudadano esté en esta ciudad, ya que ha estado radicado siempre en su natal Otavalo.

Muchos no lo conocen, pero algunos al escuchar el nombre “cuatrillizos” tratan de identificarlo.

Y es que se trata del otavaleño de 27 de años de edad, que la semana anterior se convirtió en papá de cuatro bebés.

Clemente y su esposa Gladys Fernández de 39 años tienen dos hijas más, las cuales ahora están al ciudadano de una sobrina del padre de familia en Otavalo.

Felicidad y preocupación. La emoción aún se expresa en su rostro, pero también siente la preocupación de no saber cómo mantener a sus nuevos integrantes de la familia, los cuales sumarían 6 hijos en total al hogar de esta humilde pareja de esposos.

Según Clemente en el hogar ya tenían dos hijas una de 8 y otra pequeña de 6 años de edad. Es por eso que buscaban el varón de la familia, y claro no llegó uno solo, sino 4, todos varones, quienes al momento continúan en una incubadora en la Clínica Nueva Aurora de la ciudad de Quito.

“Nosotros en primera instancia llegamos hasta el Hospital San Vicente de Paúl. Pero por el riesgo que tenía el embarazo nos enviaron a Quito, por cuanto aquí mismo (Ibarra) ya se confirmó que eran cuatro niños y el jueves pasado mi esposa dio a luz por cesárea”, dijo el ciudadano.

No tiene trabajo. “Ahora me encuentro pidiendo ayuda a las personas e instituciones que me puedan colaborar. En este momento como aún mis niños están en la incubadora necesito pañales, pero también la leche de fórmula es lo que más nos urge”, dijo el joven padre. Mientras caminamos rumbo al Municipio de Ibarra, porque allá le ofrecieron también una ayuda por parte de la primera autoridad del cantón, nos cuenta que no tiene trabajo y cuando hay pues no es de todos los días. Él es albañil de profesión, pero ahora ni esa actividad la podrá realizar por ayudar a su esposa con el cuidado de sus hijos.

Es de Otavalo. “Yo vivo en Otavalo, de la Plaza de Ponchos más arriba, entre las calles Modesto Jaramillo y Abdón Calderón. La casa en la que vivimos es arrendada, antes nos prestaban, pero ahora tenemos que pagar el arriendo, justamente estoy debiendo de varios meses y si no pago los dueños pues ya nos han amenazado con salir de ahí”, dice el ciudadano. “Estamos gestionando o más bien pidiendo a las autoridades del MIES para que le ayuden a mi esposa con el Bono de Desarrollo Humano. Al momento ella no recibe ningún bono.

Hasta el momento de alguna institución, pues nadie nos ha ayudado. Gente particular que ha conocido de nuestro caso en redes sociales sí se han acercado a dejarnos pañales y así cosas que necesitamos. Mis hijos según nos dijeron los doctores permanecerán en la incubadora al menos unos dos meses”, finalizó.

Salud estable. Los pequeños nacieron a las 29 semanas por cesárea. Wilson Mereci, director de esa casa de salud, explicó que los niños se encuentran estables.

Debido a que fueron prematuros, cada uno fue colocado en termocuna, donde tendrán que permanecer por alrededor de tres meses. La salud de su madre también es estable según se conoció ayer.