¡Otra guarida es intervenida!

Otavalo. Una casa abandonada que servía como guarida en las calles Miguel Egas y Quito, fue intervenida por personal de la Policía Nacional del Distri-to Valle del Amanecer.

Hechos. La denuncia anónima, le permitió a los uniformados llegar hasta el inmueble que se encontraba abandonado. “Aquí vienen personas a fumar y a tomar. Eso nos está causando un gran daño a nuestro barrio”, explica Darío Paredes, morador del barrio El Cardón.

Al interior de la casa se encontraron prendas de vestir y vestigios de sustancias sujetas a fiscalización.

“Pudimos observar botellas de licor artesanal vacías, colillas de cigarrillos, dos colchones viejos y varios envases de cemento de contacto”, comento el sargento Tulio Arrellano, quien lideró el operativo.

En la comunidad. “Estamos realizando los trámites para lograr derrocar esa casa. Vamos a hablar con el comisario de construcciones para agilitar nuestro pedido”, agregó Paredes. El Cardón es uno de los barrios más tradicionales de Otavalo. “No hemos tenido inconvenientes con robos o inseguridad, de todas maneras es bueno prevenir con esta limpieza”, afirmó Manuel Mora, otro de los moradores del sector.

En la comunidad. Esta intervención en la segunda que se realiza en lo que va del año. En mayo pasado se realizó una inspección en una casa ubicada en las calles Luis Cisneros y Segundo Castro.

Al igual que en El Cardón, en el interior se encontraron prendas de vestir que fueron incineradas. Los moradores piden se derroque toda la infraestructura. Los dos operativos de limpieza, son parte del programa de “Intervención Ciudad Segura” que se desarrolla en todo el cantón.

El inmueble se había convertido en un sitio donde se congregaban antisociales a tomar y a consumir sustancias sujetas a fiscalización. Desde el Distrito Valle del Amanecer se garantizó la seguridad para los barrios de Otavalo.

De acuerdo a testimonios de los moradores del lugar, el inmueble está abandonado hace más de 10 años. Piden su derrocamiento.
Instantes en los que dos de los uniformados realizan la incineración de algunas prendas que fueron encontradas en el inmueble.