¡El hogar de ellos está en las calles y aceras!

Ibarra. No tienen un hogar, y si lo tuvieron ya no viven en él por diferentes razones. Se trata de las personas indigentes que han hecho de los parques, aceras y espacios públicos su sitio para vivir, descansar y pernoctar.

El parque Germán Grijalva es uno de los lugares en donde personas, especialmente de sexo masculino, pernoctan en el espacio público, lo hacen en el día y por momentos también en la noche.

Evidencias. Al empezar el día los indigentes del Par-que Germán Grijalva se organizan en pequeños grupos, conversan y luego recorren a paso lento por las calles aledañas, se detienen, se sientan en las aceras y nuevamente caminan.

En un momento, como por arte de magia, aparece uno de los miembros del grupo con una botella transparente y empieza a repartir el líquido a sus compañeros.

Ciudadanos que tienen negocios por esta zona dicen que lo que toman estas personas no es agua, es “puntas”, un licor artesanal con un alto porcentaje de alcohol.

Testimonio. “Aquí frecuentan ciudadanos que ya son conocidos, pero de vez en cuando aparecen nuevas personas, extranjeros no tanto por aquí, pero sí ciudadanos que de igual forma están dentro de este grupo de la indigencia”, dijo Fernando Obando.

El ciudadano asegura que la venta del licor “puntas” se realiza en locales y hasta en tiendas que se ubican en las calles aledañas al parque.

Otro lugar. En la noche, en cambio, se puede observar a indigentes, igual que en el día, en grupos acostados sobre las aceras de las calles o en los ingresos de locales comerciales y negocios, en diferentes sitios de la urbe, lo hacen cubiertos con cartones o pequeñas mantas. Allí pasan la noche, algunos incluso junto a mascotas (perros) que quien sabe sean de su propiedad o también son animales indigentes.

En los puentes. No ha sido uno, sino varios los operativos que se han realizado para desalojar a las personas. Estos en el caso de Iba-rra se han centrado debajo de los puentes, especialmente del Tahuando. Allí se han encontrado cuevas dentro de las cuales han existido personas, algunas extranjeras e inclusive algunos enseres. Estas “cuevas” han sido selladas con concreto por parte de las autoridades; sin embargo, aparecen otros lugares en donde las personas indigentes nuevamente tratan de convertirles en su hogar.

En la capital del Ecuador. Los operativos de control en quebradas y lugares a-bandonados se refuerzan en el Centro Histórico de Qui-to.

En la semana que terminó el personal de la Unidad de Mantenimiento del Orden de la Policía Nacional (U-MO), la Agencia Metropo-litana de Control (AMC) y agentes metropolitanos intervinieron en sitios considerados inseguros por la presencia de indigentes y personas que consumen drogas. Primero intervinieron en el parque Cumandá, localizado junto a la avenida 24 de Mayo. Allí desalojaron a un hombre que pernoctaba en una caseta de madera.

Luego recorrieron los sitios del parque en donde personas desconocidas consumen narcóticos y alcohol. Las autoridades también ingresaron a las bases del puente que cruza la avenida Maldonado. De allí fueron retiradas dos personas que utilizaron a ese lugar como guarida.

El experto. Pero el problema del alcoholismo también tiene estrecha relación con el consumo de otras sustancias estupefacientes.

“Las personas que están inmersas dentro del alcohol, no es por casualidad, igual sucede con las personas que están dedicadas al consumo de sustancias estupefacientes. Hay que recordar que ellos tuvieron antecedentes en sus vidas que fue el detonante para caer en esto. Allí se encuentra la incomprensión dentro de su entorno familiar, personas cercanas que a lo mejor realizaban la misma actividad, en fin son muchos factores”, dice Paola Mantilla, psicóloga. La profesional asegura que evitar esto es desde tempranas edades, empezando desde el hogar y puliendo en las instituciones educativas.

Este ciudadano fue captado por Diario EL NORTE durmiendo a pleno día, sobre la banca del parque.
Esta persona come un pedazo de pan que ciudadanos de buena voluntad le han regalado. Pasa en el sector detrás del mercado.
Se observa a este ciudadano que pernocta en uno de los espacios verdes de la ciudad de Ibarra. En una persona indigente.