¡54 paquetes de droga!

Ibarra.- Personal policial de la Subzona de Imbabura, evitó el tráfico de sustancias sujetas a fiscalización.  Durante un patrullaje de rutina efectuado en la vía alterna que conduce de Ibarra a Pimán se decomisó 54 358 gramos de marihuana y se detuvo al ciudadano Bryan David Ch.
La madrugada del jueves, servidores policiales de la Unidad de Contingencia Fronteriza Norte (ucfn) interceptaron al vehículo tipo automóvil  marcha Chevrolet, color vino de placas PHV- 0421.El conductor y vehículo fueron cuidadosamente registrados, es así que en el portamaletas encontraron dos bultos con 54 paquetes envueltos con cinta de embalaje con una sustancia vegetal de color verde.   Con la sustancia encontrada, el vehículo fue trasladado a las oficinas de la Unidad Antinarcóticos, lugar en donde se confirmó que era marihuana.

En otro operativo.  Christian. L de nacionalidad ecuatoriana, quién sí registra antecedentes penales; Carlos. M. de nacionalidad ecuatoriana quién no registra antecedentes;   Marco V. de nacionalidad ecuatoriana que sí registra antecedentes; Freddy.   P.  de nacionalidad ecuatoriana que sí registra antecedentes y Katty S. de nacionalidad ecuatoriana que no registra antecedentes fueron detenidos y en cuyo poder  se encontró 13 fundas plásticas transparentes, conteniendo en su interior una sustancia polvorienta color blanco de 10. 1 gramos, con lo que se retiró del mercado 101 dosis de cocaína.  Dos fundas  plásticas  conteniendo en su interior una sustancia de origen vegetal posible marihuana con un peso de 2.3 gramos

Pero también.  
También entre otras evidencias se encontró 11 terminales telefónicos y  más 292 dólares americanos. Es así que los miembros de la Policía Nacional dando cumplimiento a la orden de detención con fines investigativos y en base a una investigación previa que tuvo una duración de seis meses,  se procedió a la detención de cuatro ciudadanos. Según las autoridades policiales con esta acción operativa se ha logrado desarticular un grupo narcodelictivo que con su accionar al margen de la ley generaba un foco de inseguridad permanente en el cantón Otavalo.