Ideólogos eunucos

La reciente consulta permite una lectura sociológica distinta del carácter de clase que va tomando la Revolución Ciudadana.

En efecto, la ambigüedad del vocablo “ciudadanía” abstrae el carácter de clase del  proceso que vive Ecuador, en el que, guardadas las diferencias, me hace recordar la fanesca de clases y fuerzas que intervinieron en la Revolución Nicaragüense de los años 70, proceso al que por sus intereses se unió la burguesía y sus partidos de derecha que pusieron la plata,  no se diga la clase obrera y campesina que pusieron los muertos para que  la guerrilla sandinista derroque al tirano Anastasio Somoza Debayle. Esta fanesca de clases fue entendible para el objetivo  de derrocar a un tirano cuya familia había gobernado la patria de Darío por más de 40 años, coalición  sin la que no se hubiese logrado el resultado esperado. Una vez derrocado Somoza, la lucha de clases se reinició dentro del movimiento sandinista y al final triunfó la corriente revolucionaria que puso en el poder a Daniel Ortega, lo que motivó que sus “aliados” derechosos, no solo no participen del gobierno o se salgan de él, sino que se pongan en su contra, como Violeta Barros de Chamorro, que llegó a la presidencia en el próximo período con el apoyo de los EEUU y de las fuerzas más reaccionarias de Nicaragua. La consulta que acabamos de pasar me ha dado otra lectura al margen de los importantes porcentajes del triunfo:  El vocablo “ciudadanía”  ha ido tomando un carácter de clase popular  pues  el  SI ha triunfado  en los sectores proletarizados del país, mientras que el  NO  impulsado por la derecha tecnicolor, triunfó en los sectores de la oligarquía y de la clases medias urbanas de donde provienen los  disidentes noveleros  que se bajaron del tren ante el vértigo de las reformas que impulsa  Correa  que no son del refinado gusto de estos ideólogos eunucos.

 Juan F Ruales

juanf_ruales48@hotmail.com