Ideología de género

El Arzobispo de París, Cardenal André Vingt-Trois, ha puesto en guardia frente a la llamada “ideología de género”, que está de moda también en nuestros países latinoamericanos: es una representación “oscura y siniestra” de la sexualidad humana, dijo al ser entrevistado. Y criticó la inclusión de la ideología de género en los manuales de asuntos sociales de todas las clases del penúltimo año de la escuela secundaria (edad promedio 16 años), como materia obligatoria a partir del año escolar 2011-2012. Explicó que esta ideología no valora en absoluto el aspecto afectivo y personal de la sexualidad humana; considera a ésta de manera puramente mecánica, con la premisa de que la orientación sexual es una construcción puramente cultural. Se sabe que la ideología de género nació en Estados Unidos hace unos 30 años, se desarrolló luego en Europa siguiendo líneas particulares del feminismo primero y luego del pensamiento homosexual. Esta ideología pretende afirmar que en el mundo moderno la diferencia entre

varón y mujer es un simple hecho social (una ‘construcción’) antes que algo biológico y antropológico. De esa forma la orientación sexual (y con ello la “identidad de género” libremente buscada) contaría más que el sexo biológico. Las autoridades buscan una ‘educación sexual’ dirigida exclusivamente a prevenir las enfermedades sexualmente transmisibles, y a excluir los embarazos (incluso con su interrupción, o sea el aborto, que representa “la llave maestra” del programa). Así se propone a la juventud una sexualidad reducida a relaciones biológicas, sin articulación en el desarrollo de la persona. A los jóvenes hay que ayudarles a comprender que su sexualidad y energía afectiva no constituyen simplemente un fenómeno hormonal sino que son algo constitutivo de la personalidad, de su crecimiento armonioso, para una auténtica relación humana respetuosa y capaz de amar. 

 Julio Terán Dutari
      jcterandutari@gmail.com