Identidad ancestral de los tsáchilas

cultura

 

SANTO DOMINGO DE LOS TSÁCHILAS. Los hombres tsáchilas o colorados tienen un tocado original, se rasuran el pelo por la parte posterior hasta llegar a la corona, dejándolo largo y haciéndolo caer adelante, quedando el cabello de color rojo.

Para la coloración roja colocan semillas en una hoja grande de plátano, en donde se mezcla con grasa o aceite, y proceden a ubicarse en el cabello hasta cubrirlo por completo. Este hombre acompaña a su cabello pintado con una pequeña corona de algodón “misilí” de forma circular. Además se coloca al cuello cintas amarradas y sujetas en la parte delantera con un imperdible. El vestuario tradicional consiste en una faldilla o conocido también como taparrabos de rayas horizontales, “Mampé Tsampé”, de color azul y blanco, que se envuelven en las piernas de la cintura para abajo, dejando siempre en la parte delantera un abertura para facilitar los movimientos al caminar. En cambio, la vestimenta de la mujer es sencilla y acorde a sus necesidades cotidianas.

Consiste en una faldilla “Tunán” de colores amarillo, rojo, azul, tomate, verde, en franjas anchas. En la antigüedad las mujeres llevaban el dorso desnudo, hoy en día son pocas las que continúan con esta tradición. Las chicas utilizan blusas como los mestizos, sin embargo, el resto del vestuario lo conservan. Sus principales adornos están en el cuello con collar o mullos “win”, es el adorno que distingue a las mujeres tsáchilas, ya que al tener esto en el cuello llegan hasta el abdomen.

Este collar está formado por semillas, churos pequeños, y pepas de San Pedro, a estos mullos, lo añaden espejos pequeños también. Y en sus cabezas adornan una diadema de cintas, que van desde la frente y dejan caer hacia atrás, son cintas multicolores que representan al arco iris. En las festividades se forman grupos en cada actividad. Con una anticipación de 15 días, en donde por costumbre se dirigen a la cacería de animales y a la pesca. Permanecen de cuatro a cinco días en la montaña.

El jefe de familia invita a la construcción de la casa con la participación de los jóvenes, adultos, ancianos hombres y mujeres. ECONOMÍA La caza, la pesca y la recolección eran las principales actividades de su economía para la subsistencia. Actualmente los tsáchilas participan de la economía de mercado mediante la ganadería, la comercialización del plátano, el cacao, el café, el ecoturismo, además de la práctica de la medicina tradicional con fines comerciales. La población es Santo Domingo de los Colorados y lleva ese nombre en conmemoración de este grupo étnico.