Ícono de toda la vida

pn4f1

Leonel Montoya es un ícono del fútbol ecuatoriano. Es sinónimo de títulos, anécdotas, goles, recuerdos y escritura. A sus 82 años este gitano del fútbol que nació en Medellín, Colombia está radicado en Ecuador, desde hace 56 años.

en Ecuador. Llegó al país como parte del Deportivo Independiente Medellín a disputar un torneo amistoso por las fiestas de Quito.  Montoya jugaba como zaguero central. Su sagacidad y elegancia para salir jugando desde atrás fue lo que cautivó a los dirigentes del club Atahualpa para contratarlo. Pero no fue fácil, Montoya compró su propio pase al club colombiano para venir a Ecuador.

inicio futbolistico. En el Atahualpa de Quito estuvo un año. En la temporada de 1958 fichó por el Aucas donde salió campeón interandino. Su rapidez y seguridad que brindaba en la zona de atrás siempre fueron su toque de distinción.

figurón. De hecho fue seleccionado de Pichincha en 1959 para enfrentar al poderoso Real Madrid de España, club que realizó una gira por Sudamérica.

grato recuerdo.  El partido ante los españoles se realizó el 12 de julio de 1959. Como era de esperarse la victoria fue para los madridistas que se impusieron 5-1. En este equipo militaban entre otras figuras Alfredo Di Stéfano, Ferenc Puskas, Paco Gento y Héctor Rial.

de regreso a Colombia. Luego de este partido que lo marcó a nivel futbolístico, Montoya regresó a Colombia donde jugó en el Deportivo Cali. Con el cuadro azucarero estuvo tres temporadas en dos de ellas fue capitán. Además logró un subcampeón en 1962.  Once Caldas de su país, la Roma de Canadá e Inter de Nueva York en Estados Unidos también los disfrutaron como jugador.

inicios como DT. Su carrera la empezó a finales de 1968 como instructor del Sena (Servicio Nacional de Aprendizaje)  durante 3 años. Paralelo a ello fue asistente del técnico Rodrigo Fonnegra en el Deportivo Independiente Medellín.

DE REGRESO AL PAÍS. En 1971 llegó a Ecuador para dirigir al Deportivo Quito, pero por cosas del destino, terminó como entrenador de Federación Deportiva del Azuay.

ASCENSO VERTIGINOSO. Siendo entrenador de Azuay, formó la escuela de fútbol en el Colegio Benigno Malo de Cuenca. Sacó campeón invicto del torneo de ascenso a la Universidad de Cuenca, trabajó en el colegio Garaycoa como entrenador de baloncesto.

en portoviejo. De  Cuenca, se fue para Manabí a trabajar. Llegó a Liga de Portoviejo, club al que salvó la categoría. Esto le permitió ser entrenador del equipo Nueve de Octubre, de Guayaquil. De aquí pasó al Guayaquil Sport y luego a Liga de Quito. En su pasó por el banquillo técnico también destaca El Nacional de Quito, con el que fue bicampeón.

AMOR CON LIGA. Ya con una trayectoria ganada, llegó a Liga de Quito. Al equipo albo lo cogió en la Segunda Categoría de Pichincha. Su trabajo fue notorio, en un año lo ascendió de manera invicta a la serie B donde también lo ganó de manera invicta y con sobra de merecimientos. En 1974 y 1975 fue campeón de la serie A con Liga.