Ibarreño retrató el Ecuador de principios de siglo XX

Ibarra. En el año de 1865 nace en la Ciudad Blanca Carlos Endara Andrade y a los 21 años, como es característico de los ibarreños, decide emprender en un proyecto.

El joven dibujante viajó hasta Panamá para trabajar en la Compañía del Canal Interoceánico y en 1888 se asocia con el pintor y retratista colombiano Epifanio Garay para fundar el estudio fotográfico ‘Garay-Endara’. Luego viaja a París para estudiar fotografía y a su regreso, en 1910, inaugura con su hermano Victoriano un nuevo estudio que a la postre se convertiría en uno de los más famosos de la capital panameña, según detalla la Fototeca de Panamá en su sitio web.

La cinta. Endara se entera de la llegada del ferrocarril a Ecuador y decide registrar en imágenes dicho acontecimiento histórico.

En sus vacaciones decide viajar a Ecuador llevando una cámara de video para documentar su viaje.

Endara Andrade comienza su recorrido por Guayaquil, para luego continuar su viaje por los volcanes importantes del tramo hacia Quito, sin dejar de lado, ciudades como Riobamba, Ambato, Latacunga y desde luego su natal Ibarra, lugar en donde se esperaba con gran expectativa, incluido Endara, el ingreso del primer ferrocarril.

El presidente de ese entonces era Isidro Ayora y su imagen en movimiento aparece durante un desfile militar en la capital.

En cada paso que daba, Endara captaba los mejores detalles. Desde los cargadores de los mercados, los pescadores, las lavanderas, hasta los niños en pantalones cortos y las mujeres con raros copetes. Llama la atención una fiesta “aristócrata” a ritmo de tango, el paso lento del tranvía guayaquileño, automóviles cruzando por la iglesia de San Francisco y las mujeres y niños bañándose a orillas del río Machángara.

Las tomas de Endara se combinan entre la opulencia y la pobreza, lo religioso y lo popular, lo arquitectónico y lo paisajístico, lo cotidiano y lo estrictamente productivo. Se trata de un Ecuador que camina al progreso gracias al ‘boom’ del cacao.

Como una máquina del tiempo, la tecnología permitió que estas imágenes que parecían haberse perdido, pueden verse nuevamente reflejadas en la pantalla y como un en “un abrir y cerrar de ojos” trasladar al espectador al interior del Banco del Pichicha, del Observatorio Astronómico, las instalaciones de diario El Comercio, un parque de diversiones en el Puerto Principal, el Malecón de Guayaquil, y las nieves del Chimborazo y el Cotopaxi.

Recopilación. En 2016, Alex Schlenker, artista e investigador alemán radicado en Quito, recuperó y digitalizó la película con el auspicio de la Universidad Andina Simón Bolívar y la Municipalidad de Guayaquil. La misma fue donada por el ciudadano panameño Mario Lewis, con la condición de que se destacara la labor del fotógrafo ibarreño.

Lewis adquirió la casa de Endara para convertirla en un museo y dentro de la vivienda existían diversos objetos del ecuatoriano, entre ellos un baúl que contenía la cinta y las fotografías.

Endara fue también un reconocido fotógrafo de las más importantes familias en Ciudad de Panamá y fotografió detalles de una de las obras de ingeniería más grandes del continente: el Canal de Panamá.

Académicos. El paisano de Endara, el historiador Enrique Ayala Mora destaca la importancia que tienen estas obras para los ecuatorianos, pero al mismo tiempo lamenta que dos rollos de la misma se hayan deteriorado con el tiempo y corresponden a las tomas de la llegada del tren a la capital imbabureña el 10 de agosto de 1929.

Otro intelectual investigó a fondo la vida de este ibarreño. El cronista de Quito, Alfonso Ortíz lo describe como un aficionado al cine y no como un cineasta.

Estrenos. Noventa años después, la cinta digitalizada está lista y se proyectó desde el pasado 26 septiembre hasta el 4 de octubre en el Museo Municipal, con el nombre ‘De Guayaquil a Quito’.

En Quito se hará una presentación en noviembre, en las instalaciones de la Universidad Andina, coincidiendo con el lanzamiento del libro “El fotógrafo y el artista”.

Está programado un estreno en “la ciudad a la que siempre se vuelve”, Ibarra.

A la izquierda: el teatro Capitol en el centro de Quito, metros más adelante donde actualmente se encuentra la Asamblea Nacional.
Una de las pocas fotografías del intelecual ibarreño resposa en la colección, propiedad de la Fototeca de Panamá.
Era una actividad común mirar a las mujeres, en ese entonces, pasear por la plazas públicas luciendo diferentes sombreros.