Ibarreño falleció con coronavirus en Guayaquil

IBARRA.-  El coronavirus suma una nueva víctima. El último lunes es un día que la familia de Jaime Alfonso S., sargento segundo de las Fuerzas Armadas, nunca olvidará. Una llamada les informó, a las 06:30, que el uniformado había muerto y, lo más preocupante y doloroso, fue que nunca recibieron el resultado del examen para ver si es o no portador de coronavirus.

Testimonio. Su esposa, Marlene B., aún angustiada por el hecho, comentó vía telefónica que la preocupación aumentó cuando ella y su hija, de 18 años de edad, empezaron a padecer algunos síntomas.

La última vez que vieron al militar, oriundo de la parroquia La Esperanza, fue el sábado que compartió junto a ellos en la casa, ya que el domingo ya fue internado en el hospital Naval de Guayaquil, en donde falleció luego de unas horas y les comunicaron con una llamada.

Más detalles. La mujer dijo que la semana pasada su esposo ya tenía la sintomatología, sin embargo el doctor le mencionó que padecía de una faringitis y que guarde reposo, pero él le dijo que tenía que trabajar.

“Me dijo que le dieron una comida y quería ir a la casa. Estuvo cinco horas, no comió, estaba bastante decaído. Luego le llamo a su hija a decirle que le iba a hacer la prueba y que le iban a hacer una plaqueta, porque quizá él era portador del virus”, añadió Marlene y señaló que el militar trabajaba en la División 9 de Octubre, hace aproximadamente dos años.

Realidad. “Él no nos abrazo, ni nos besó, pero estuvo aquí. Nos dijeron que ya le habían cremado el lunes, pero ahora le llamaron al hermano y dicen que no alcanzaron y que le iban a cremar ayer, ya que hay otros militares fallecidos.

Estamos muy mal, estamos sufriendo mucho, para nosotros es como que no estuviera muerto”, aseguró la mujer que dijo que se encuentran gestionando los recursos para ella y sus hijos, someterse a la prueba para ver si son portadores del virus.

Deceso. En las redes sociales, familiares, allegados y compañeros del militar, emitieron sus mensajes de solidaridad por el deceso del ciudadano que vivía en Guayaquil.

Se conoce que su familia reside en la parroquia de La Esperanza, en donde un miembro de las Fuerzas Armadas, que se encontraba acuartelado en el Grupo de Caballería Mecanizada Nro 36 ‘Yaguachi’, también fue contagiado. Un pelotón de militares se encuentran aislados, por haber tenido contacto directo con el infectado.