Ibarreña calificó para beca del ministerio

dep-3Hace un año y ocho meses Fernanda Endara, de 15 años de edad, cambió las clavas, cintas, pelotas y la viga de gimnasia por un caballito de acero. 

 
La pedalista imbabureña en 20 meses consiguió lo que ningún otro deportista en su especialidad logró. Ella calificó para entrar en el grupo de alto rendimiento del Ministerio del Deporte. Esa noticia recibió la semana pasada y no negó que le cayó como balde de agua fría.  Fernanda, quien estudia en Los Arrayanes en segundo año de bachillerato, seleccionó el cross country olímpico y le fue bien. “Este año fue difícil. Salí a un Panamericano de Cross. Gané experiencia en Colombia. Nunca pensé que iba a calificar, ya que este tipo de cupos entregan a los juveniles y soy aún prejuvenil”, dijo la pedalista, quien consiguió en menos de dos años el campeonato nacional de cross olímpico en su serie y la prueba de maratón. Desde el año anterior es protagonista en las pruebas de ciclismo de montaña que se cumplen en la provincia como por ejemplo la Vuelta a Ibarra, la Ruta de la Caña y este fin de semana se probará en el Reto al Oasis en su edición número 25.
También incursionó, por primera vez, en carreras de pista y ruta. Fue convocada a la selección de Imbabura para competir en los Juegos Nacionales Prejuveniles. Allí, terminó en tercer lugar (medalla de bronce) en persecución individual y en ruta se ubicó en el top ten.
Con ese palmarés los miembros del Ministerio del Deporte empezaron a chequear cada uno de sus movimientos hasta ficharla por tres meses en un plan deportivo.

 

NOTIFICADA
Un correo electrónico del Ministerio del Deporte fue suficiente para notificarla que está en el grupo de alto rendimiento.
 “Muy emocionada. En el mail que recibí dice que percibiré un sueldo básico por tres meses. Creo que es 354 dólares, que serán destinados para mi preparación. Es decir que ese monto se utilizará en vitaminas, chequeos médicos e hidratación. Hay que pensar en retener esa beca en el 2016”, dijo.

TRABAJO DIARIO
El día a día de Fernanda no es como una adolescente normal.
Ella se levanta a las 06:00 para llegar a tiempo al colegio. Estudia hasta las 13:30. Llega a su hogar, almuerza e inmediatamente alista su caballito de acero para empezar los entrenamientos desde las 15:00 hasta las 17:00. Ese cronograma lo hace todos los días.