23-09-2019 | 09:21

Una delegación de Ibarra se sumó al reclamo por medicinas en Quito

Familiares realizaron un plantón en las afueras del Hospital de Especialidades Carlos Andrade Marín (HECAM) para exigir medicinas.

Quito. Al comienzo eran 20 personas después se sumaron más de 30.

Con el grito de “la medicina es un derecho” familiares y pacientes con Fibrosis Quística (FQ) llegaron al Hospital del Seguro en Quito para reclamar por la entrega de medicinas que desde hace casi cuatro meses llegaba incompleta.

Un pequeño grupo viajó desde Ibarra y desde Riobamba con la intención de sumarse al grupo quiteño que, desde julio, se encuentra constituyendo la Asociación Ecuatoriana de Fibrosis Quística, con el objetivo de garantizar el acceso “por derecho” de un tratamiento de salud adecuado.

Derecho a la salud. Ana Lucía Donoso, vocera de la agrupación de padres y pacientes, manifestó que en los últimos meses se han recogido las versiones de los más de 50 padres de familia de niños con fibrosis quística que no han recibido todas las medicinas entre ellas enzimas pancreáticas (Creón) y Dornasa Alfa vitales para los pacientes con FQ y altamente costosas.

“No hay economía en el país que pueda proveer todas las medicinas necesarias, son demasiado caras, necesitamos el apoyo, es nuestro derecho. No estamos pidiendo un favor”, indicó.

Donoso calculó que un paciente con esta enfermedad, sin seguridad social, debería tener en su bolsillo entre 900 y 3 000 dólares mensuales para cubrir con todas las medicinas, dependiendo de la condición de la FQ.

Respuesta. El Hospital Carlos Andrade Marín -horas antes del plantón- publicó en su cuenta de Twitter que ya se había realizado la compra de todos los medicamentos requeridos por el Ministerio de Salud Pública para atender esta enfermedad y durante el plantón del pasado viernes, Miguel Moreira, director médico, recibió a un grupo de diez personas, por casi una hora, para abordar el tema.

Moreira explicó a los asistentes que el tema de la falta de medicamentos para los pacientes con fibrosis quística, tanto niños como adultos, ha sido solventada.

“Es importante que sepan que detrás de cada uno de los fármacos existe un procedimiento que depende en parte de los plazos de entrega por parte de los laboratorios farmacológicos”.

En este caso explicó que el proveedor incumplió los plazos de entrega.

“Accedimos a ese pedido siempre y cuando no haya desabastecimiento”.

Acuerdos. El director médico del hospital del IESS destacó el diálogo mantenidos con padres de familia y con pacientes adultos de fibrosis quística y garantizó un contacto permanente entre ambos actores para que no se repita el desabastecimiento.

Al ser preguntado respecto a la ausencia de personal que realice un diagnóstico adecuado en las otras provincias, Moreira afirmó que están en un proceso de capacitación “en los centros de menor complejidad”.

Vigilancia. Al final de la reunión los padres de familia y los pacientes manifestaron que se mantendrán vigilantes de la gestión del hospital, debido a que en los últimos días se conoció de la renuncia de uno de los especialistas gastroenterólogos en el área pediátrica.

Desde el HECAM se indicó que se encuentran en la etapa de contratación de un nuevo especialista para su Clínica de FQ, pero los padres insisten en que falta sumar al equipo médico otro tipo de especialistas.

$!En el HECAM fueron recibidos por los jefes médicos
En el HECAM fueron recibidos por los jefes médicos