15-10-2018 | 00:00
(I)

Un piloto cuenta su experiencia vivida en la Base de Taura

A pesar de la poca experiencia, nuestros escuadrones de aviones Jaguar y aviones Mirage, cumplieron juntos operaciones en defensa de la Patria.

Despues de la fatídica invasión por parte del Perú en 1941, el Ecuador vio la necesidad de fortalecer sus Fuerzas Armadas y es así que se emprende el proyecto de construcción de una base aérea moderna, ubicada en un sector estratégico en donde pueda albergar a las aeronaves más sofisticadas de la época que el país llegó a adquirir.

La historia. En julio de 1954, un grupo de pilotos fue enviado hacia Inglaterra para realizar el curso y aprender a volar el avión Jet Meteor, aeronave muy novedosa para la época, ya que introducía una nueva forma de propulsión distinta a la que hasta hace poco, propulsaba a las aeronaves de ese tiempo.

Base de Taura. En diciembre de 1954 llegaron embarcados a Salinas los primeros aviones y tuvieron que ser ensamblados en la base aérea de dicha localidad.

El 28 de Agosto de 1955 inició la construcción de la Base Aérea de Taura, y después de catorce meses de construcción, el 22 de Enero de 1957, empiezan las operaciones con cuatro aviones T-33.

El 31 de enero de 1957, durante una ceremonia, arribaron los doce aviones Meteor para conformar el escuadrón de combate 2111. El Mayor Jorge Salgado Murillo pasó a ser el primer comandante de la Base.

De manera progresiva, también empezaron a unirse otros aviones como los F-80C que junto a los T-33 conformaron el escuadrón de combate 2112.

Los inicios fueron difíciles ya que no existían edificaciones para albergar al personal y el clima de la región hacia las labores mucho más complicadas.

Valioso escuadrón. En Julio de 1966 gracias a la colaboración de los Estados Unidos y su programa de ayuda mutual o “lend lease” llegaron a Taura los aviones de ataque T-28D Trojan. Dichos aviones pasarían a conformar el escuadrón de combate 2113.

En Mayo de 1967 se creó la escuadrilla de acrobacia denominada “Aguilas”, conformada por cuatro aviones Meteor, los cuales realizaron presentaciones en Taura, Guayaquil y Quito.

Más tarde, en 1972, se adquirieron los aviones de entrenamiento y ataque BAC Strikemaster con el propósito de entrenar a los pilotos para que pasen a operar los futuros aviones de combate supersónicos que llegarían más tarde. En 1974 iniciaron sus operaciones desde Taura.

En 1975 llegaron doce aviones Cessna A-37B para ocupar temporalmente el sitio dejado por los aviones Meteor que terminaron sus operaciones en dicho año.

Ya en esas épocas, el Gobierno del Ecuador dio un gran impulso a la FAE con la adquisición de los modernos aviones cazabombarderos de origen inglés Jaguar MK-1 los mismos que iniciaron sus operaciones el 14 de Enero de 1977.

Más tarde, el 26 de Julio de 1979, los aviones de origen francés Mirage F-1 se unieron a las operaciones desde Taura.

En defensa de la patria. En 1981, el personal de pilotos y de mantenimiento de los nuevos aviones de combate supersónicos aún estaban en etapa de aprendizaje y familiarización con los nuevos aviones, cuando sucedió un conflicto armado con el Perú, debido a la disputa territorial en el sector de la cordillera del Cóndor.

A pesar de la poca experiencia, nuestros escuadrones de aviones Jaguar y aviones Mirage, cumplieron juntos operaciones destinadas a la defensa de nuestra Patria, realizando misiones de reconocimiento aéreo y patrulla aérea de combate.

Luego del conflicto con el Perú, durante la presidencia de Jaime Roldós Aguilera se concretó la compra de los aviones de origen israelita Kfir, los mismos que llegaron a conformar el tercer escuadrón supersónico del Ecuador, el glorioso escuadrón 2113 Leones.

Nuestro pilotos y técnicos con mucha dedicación, iniciaron así una nueva era en la aviación militar del país. Se desarrollaron técnicas y tácticas de combate que brindarían sus frutos más tarde cuando se suscitó la Guerra del Cenepa en el año de 1995.

Opinión valedera. A continuación un extracto de lo que dijo el General Raúl Banderas Dueñas, Héroe del Cenepa:

- Yo llegué a la base muy joven, fue en el año de 1983. Era el menos antiguo del Escuadrón y fui aprobando los diferentes cursos y ganando poco a poco algo de experiencia para consecuentemente en 1994 ser nombrado Comandante del Escuadrón.

En el 2003, fui nombrado Comandante de la Base Aérea. En todos esos cargos, pude continuar volando el avión Mirage hasta que tuve que entregar el mando en el aire en enero del 2005.

Con mucha tristeza recuerdo la pérdida de compañeros y amigos en acto del servicio.

Con todo el respeto que se merecen ellos y sus familiares, quiero decirles que lo que hicimos en el Cenepa fue un Homenaje por su entrega y sacrificio.