11-02-2020 | 08:30

San Antonio busca ser un patrimonio

Ibarra. Luego de 18 meses de investigación, bajo exigentes parámetros técnicos del Ministerio de Cultura y del Instituto Nacional de Patrimonio, con sustento en las normas de la UNESCO, la Universidad Técnica del Norte, entregará esta mañana el expediente técnico que sustenta la postulación para incorporarse en la lista representativa como Patrimonio Cultural Inmaterial del Ecuador.

Sería un logro. Este documento deberá ser avalado y estudiado por las entidades nacionales con la finalidad de que se concrete esta nominación que a la postre convertiría a San Antonio de Ibarra -por su arte del tallado de la madera- en el tercer patrimonio inmaterial de la provincia de Imbabura y el décimo noveno en el Ecuador.

Como se sabe, el trueque de Pimampiro y la fiesta de inocentes en Antonio Ante son los otros dos patrimonios culturales inmateriales de Imbabura.

Antepasados, Marcelo Gómez, director de Altos Estudios de la UTN, indicó que mediante una investigación arqueológica realizada en la barrio las Orquideas (sector Los Soles) en San Antonio de Ibarra, se descubrió que 800 años antes de Cristo,

nuestros antepasados trabajaron artículos de adorno en concha, oro, piedras preciosas, obsidiana, basalto, andesita, caliza, pizarra, cuarzo, huesos y cornamentas de animales y seguramente lo hicieron también en madera, sin encontrarse vestigios, debido al deterioro del material en el tiempo.

Visible. Con el arte de la madera de San Antonio de Ibarra hemos llegado a ser famosos, pero nos faltaba ese reconocimiento postergado en el tiempo pero con sobra de méritos para ser calificado como patrimonio Inmaterial del Ecuador, señaló Gómez.

Indicó que siempre ha sido visible el arte de San Antonio, pero ha fallado la promoción de quienes hemos sido parte del orgullo de este pueblo

Cumplimiento. Con la expedición de la nueva Ley de Cultura se implementan normas para este tipo de declaratorias y por ello es necesario cumplir con los requisitos que se requieren a nivel nacional, explicó Gómez.