13-04-2019 | 10:06
(I)

Salvan la vida y estabilizan a la recién nacida Yani Anahí

Los padres de la bebé otavaleña, que cumplió hace poco un mes, lograron el traslado al hospital Carlos Andrade Marín en donde se recupera satisfactoriamente.

Ibarra. “Estamos muy agradecidos con Diario EL NORTE porque, el mismo día en que se publicó la noticia de la intervención que necesitaba mi hija, nos comunicaron que ya teníamos el traslado al hospital Carlos Andrade Marín en Quito”, fueron las palabras de Johana Ipiales, madre de la bebé Yani Anahí, quién se encontraba internada en estado crítico en el hospital del IESS de Ibarra, a la espera de que una casa de salud de tercer nivel recibiera a su pequeña hija.

Pedido. La menor necesitaba urgentemente un cirugía para remover una malformación del pulmón izquierdo que costaba alrededor de 60 000 dólares en una clínica privada y por ello buscaba que sea intervenida en un hospital público de tercer nivel.

La madre relató que el 27 de marzo la bebé convulsionó, sufrió dos paros cardiorespiratorios y un colapso pulmonar, y desde ahí su situación se agudizó y, prácticamente, no podía respirar ni alimentarse con leche materna.

Johana señaló la tarde de ayer, que la pequeña se encuentra estable, pero continúa en observación.

“Lo que estamos esperando es que le despierten del oxígeno para que le den el alta. La operación duró aproximadamente tres horas, los especialistas dijeron que la intervención era de mucho riesgo para ella por los paros cardiorespiratorios y las convulsiones que sufrió, pero afortunadamente, y gracias a Dios, todo salió bien”, dijo la joven madre.

Además explicó que el pulmón ya está ubicado y expandido en su sitio y que las radiografías les permitieron comprobar que la menor se recuperó.