11-10-2019 | 14:50
(I)

Recogen ayuda para los indígenas en Quito

En Ibarra se recolecta provisiones para los manifestantes indígenas pertenecientes a la provincia de Imbabura que permanecen en la capital de Ecuador.

Ibarra. Ecuador cumplió ayer su noveno día de protestas con un saldo negativo en muertos, heridos, detenidos y las actividades productivas a medio gas, en un ambiente enrarecido que aún no tiene visos de solución y que surgió tras la aplicación de un plan de ajuste económico ligado a un acuerdo crediticio con el FMI. Para tratar de aliviar en algo esta situación, en Ibarra se han abierto centros de acopio de alimentos, medicinas, ropa y agua para los indígenas que permanecen en Quito.

Manifestaciones. Las manifestaciones estallaron el jueves de la semana pasada cuando entró en vigor la eliminación del subsidio o ayuda estatal para abaratar el precio de los combustibles, que estuvieron en vigor durante cuatro décadas.

Transportistas y fuerzas sociales iniciaron un paro de actividades de varias ciudades de Ecuador.

Actualmente grupos de manifestantes, indígenas en su mayoría mantienen el bloqueo de las carreteras que comunican las principales ciudades del país.

Indígenas de las comunidades de Imbabura marcharon a la capital para apoyar las decisiones de protesta de la Confederación de Nacionalidades indígenas de Ecuador, Conaie, que mantienen desde el lunes de esta semana en Quito en alto su voz de protesta.

Universidades, parques públicos y el Ágora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana ha sido la base para resguardecerse del frío quiteño, pero las provisiones se agotan y muchos de ellos están en la protesta, sin la respectiva fuente de alimentos.

Acopio. Segundo Feliciano de la Torre es una de las personas encargadas de recibir las ayudas en el centro de acopio ubicado en la ciudadela La Victoria, de la ciudad de Ibarra. “Somos oriundos de la comunidades de San Pablo del Lago que ahora residimos en Ibarra, que nos hemos organizado para recolectar donaciones para entregar a nuestros hermanos indígenas que están en Quito”, manifestó.

Varias organizaciones sociales apoyan esta iniciativa, quienes voluntariamente trabajan en este tipo de donaciones.

Ayer en la tarde estaba previsto que una gran cantidad de artículos partían con un salvoconducto de la Conaie para arribar al destino final que es la capital.

Testimonio. Daniel Andrade, terapeuta físico de profesión empezó la tarde del jueves su caminata a Quito intentando llevar su ayuda, con una mochila que pesaba 70 libras.

Cuenta que la aventura se hizo difícil por la dificultad de llegar a su destino debido a que las vías están obstaculizadas en varios puntos. Medicina, enlatados y agua entregó en un centro de acopio y se regresó.