21-07-2019 | 11:52
(I)

Reciclan y crean ‘maravillas’

La carrera cuenta con estudiantes que vienen de diferentes provincias del país, entre ellas Pichincha, Imbabura y Carchi. Ellos cursan seis semestres.

Ibarra. En el taller de Mecánica Industrial, del Instituto Tecnológico Superior 17 de Julio, casi nada se desperdicia, ya que todo sirve para crear cosas que a simple vista llaman la atención de quien las mira. Por ejemplo, algún tipo de vehículo, adornos metálicos para el hogar o una bicicleta que se la puede transformar en un coche para bebé, son parte de las cosas que se han creado en el taller de este centro de estudios.

Ganan experiencia. Quienes siguen esta interesante carrera, planean a futuro ser verdaderos emprendedores o trabajar en una empresa, donde puedan desarrollar sus ideas.

Pero antes, buscan perfeccionar su habilidad y obtener más conocimientos en el Instituto Tecnológico Superior 17 de Julio.

Fernando Flores, un ingeniero ibarreño en diseño industrial, es el coordinador de la carrera.

El docente explicó que las ideas que los estudiantes llevan al taller, casi todas son cristalizadas en algo.

Por ejemplo, en este espacio se puede encontrar triciclos, patinetas, aviones y caballitos de mar metálicos. Todos estos artículos hechos, en su mayoría, con material que los estudiantes reciclan en sus propias casas o en varios talleres de la ciudad.

Sin embargo, entre los objetos más sorprendentes está una ballena de siete metros de largo, por dos y medio de alto.

Flores mencionó que la ballena fue un proyecto de aula que se desarrolló con los estudiantes de cuarto y quinto semestre. Tardaron cuatro meses en elaborarla.

“Con la ballena queremos concienciar a la ciudadanía para que dejemos de contaminar el mar, ya que es algo que nos compete a quienes viven en la zona, costera”, sentenció el profesor de esta carrera.

En el taller también crearon una bicicleta que es un verdadero transformers, ya que la pueden convertir en coche para bebé, con su silla incluida. El artículo fue armado por Bryan Mena, exestudiante del instituto.

Apasionado con la carrera. Ariel Calderón tiene 18 años de edad y es oriundo de Espejo-Carchi. El estudiante de cuarto semestre expresó que, escogió estudiar esta carrera, porque le encanta trabajar con metales.

Por ejemplo, uno de los últimos trabajos que laboró con el resto de sus compañeros, son dos letras gigantescas y un piñón que representan a la carrera.

El primer paso ya está dado y a futuro quieren crear letras representativas de las distintas parroquias y sectores de la ciudad y la provincia.

Solo necesita que interesados les doten del material necesario.