16-04-2019 | 10:00
(I)

Moradores están cansados del mal olor del camal

Según el gerente del centro de faena miento, los olores nauseabundos se debieron al taponamiento de las alcantarillas que se encuentran dentro de la empresa.

Ibarra. “Ya no soportamos los malos olores y queremos que nos den una solución urgente. El olor nauseabundo entra a las casas y está saliendo por los sifones”, mencionó Gloria Báez, quién vive al frente de la Empresa Pública Municipal de Faenamiento y Productos Cárnicos de Ibarra, lugar en donde se produce el mal olor que incomoda a los moradores del sector.

La mujer mencionó que ellos no quieren dialogar, sino una solución inmediata a esta problemática que agudizó en las últimas tres semanas.

“Fui a hablar con el gerente y nos dijo que vayamos a conversar, pero si ya saben cuál es el problema, que esperan para dar soluciones. Tengo un pequeño negocio pero, si esto no se soluciona, estoy obligada a cerrarlo porque los clientes se tapan la nariz y no esta bien que un lugar de venta de comida exista un olor nauseabundo”, agregó la mujer.

Situación. El mal olor no sólo tiene alarmados a los vecinos del centro de faenamiento, sino también a quienes estudian y trabajan en el colegio Universitario, UTN, ubicado junto al camal de Ibarra.

Diana Flores, rectora de la institución, agregó que en el sitio se educan 500 jóvenes y que este es un problema que viven hace muchísimos años.

“Antiguamente en el camal faenaban los animales y venía un olor insoportable. Hicimos las gestiones ante el alcalde de aquella época pero no hemos recibido respuesta. Lo único que nos dijeron es que el camal ya se va a trasladar a otro lugar, pero constantemente tenemos malos olores. El problema se da cuando llueve y al día siguiente hace sol, ahí el olor es insoportable; hemos hecho algunas gestiones, pero no tenemos un cambio positivo”, agregó la autoridad del colegio aledaño.

Contraparte. El gerente de la Empresa Pública Municipal de Faenamiento y Productos Cárnicos de Ibarra, Juan Gavilima, mencionó que la semana pasada se produjo el mal olor debido al taponamiento de las alcantarillas.

“Esto generó que los líquidos no lleguen al sistema de pretratamiento que se da a las aguas residuales y desechos ruminales. El taponamiento generó que se viertan hacia los patios y, para solventar el problema, conversamos con Emapa-I y nos ayudaron con la hidrosuccionadora y con un equipo especial para destapar las alcantarillas; el martes pasado también nos enviaron los tanqueros para hacer una limpieza total”, dijo Gavilima.

Explicó que en la piscina están tratando los desechos sólidos o lodos que suspenden de las aguas residuales y, que esto con las altas temperaturas, ha generado un mal olor que perciben los vecinos de la empresa.

“Estamos trabajando con un sistema en donde realizamos un pretratamiento que nos ayuda a separar, en una mayor cantidad, la carga orgánica, desechos ruminales y grasas. Estas aguas se trasladan a la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales y a los lodos estamos dando un tratamiento con un químico que nos ayuda a bajar los malos olores”, mencionó.

Finalmente dijo que realizan una limpieza con el personal cada semana y que, diariamente, lo que recolectan con el separador de sólidos llevan hacia la planta de compostaje ubicada en Socapamba y allá se realiza un proceso en donde se obtiene abono sólido. “Estamos conscientes del malestar, pero tampoco estamos cruzados de brazos, porque somos responsables con el medio ambiente”, dijo.