15-03-2019 | 16:46
(I)

Moradores están cansados de denunciar un ‘amanecedero’ ilegal

Los vecinos del lugar dicen que las autoridades han acudido al lugar en varias ocasiones, pero a pesar de las clausuras, el sitio continúa funcionando.

Ibarra. La bulla, los escándalos, la presencia de personas de dudosa procedencia, la ingesta excesiva de licor y los espectáculos vergonzosos, han colmado la paciencia de los moradores de la Urbanización Feb-comi, ubicada en Ibarra. Según los vecinos, en el lugar funcionaría hace aproximadamente dos años, un ‘amanecedero’ clandestino y, desde que el ‘negocio’ se abre, a las 02:00, la tranquilidad termina.

Quienes frecuentan el lugar de diversión ilegal salen aproximadamente a las 10:00, a aumentar el escándalo en la calle. Los moradores aseguran que, a pesar de denunciar con frecuencia, las autoridades ya no hacen nada al respecto.

Diligencia. Un total de 34 moradores presentaron un escrito ante el Intendente de Policía en donde aseguran que al sitio, en donde al inicio dijeron que funcionaría una cafetería, acuden pandilleros y presumen que también ofrecen servicios sexuales. Además se quejan porque dicen haber sufrido varios asaltos y que los vehículos que acuden al sitio se toman toda la cuadra, por lo que el barrio se torna peligroso y temen por su integridad. Aseguran también que conversaron con la encargada del lugar y fueron amenazados para que no tomen fotos, ni graben videos.

Hablaron los afectados. Cuatro moradores dieron sus testimonios pero por temor no autorizaron que se reflejen sus nombres completos. Por ejemplo L. G., habitante del sector, mencionó que los borrachos y las escenas indecentes son de todos los días. “Hemos acudido a todas las autoridades y nadie hace nada, por último ni la Policía quiere ir porque dicen que también están de manos atadas si las autoridades no les dan carta blanca para que puedan entrar y clausurar. Nadie hace nada, ya no sabemos a donde ir”, dijo. Por su parte, M. M., aseguró que este era un terreno y dijeron que iban a poner una cafetería.

“Nosotros entendemos que es un prostíbulo incluso, vemos señoritas jovencitas semidesnudas. El domingo salieron de ahí a las 18:00 borrachos; en el ‘negocio’, ubicado en la calle Río Blanco y calle sin nombre, han puesto se vende para decir que se va a ir, pero que cuando llaman piden cantidades exageradas por la vivienda para no venderla”, comentó la moradora.

Además señaló que su queja llegó hasta el alcalde, Álvaro Castillo, pero les dijo que no se puede hacer nada porque es una vivienda, que siendo un local podrían actuar.

“Han ido y clausurado, pero a los 10 minutos sacan el papel y sigue funcionando. Estamos bien molestos porque incluso van extranjeros. Además se han apuñalado, peleado y hemos escuchado disparos. Así ya no se puede, no tenemos el respaldo de nadie”, concluyó la vecina del sector.

Situación. Los habitantes aseguran que a las 02:00 empiezan a llegar los taxis. “Ya no aguantamos esta situación, queremos dormir y descansar, somos gente mayor. Las autoridades no nos hacen caso. Estamos desesperados. Mi marido está enfermo y en la madrugada escuchamos todo lo que pasa en la calle, se pegan, se dan botellazos, deben poner estos negocios en otros sitios”, mencionó C. C., que vive en el barrio hace 13 años.

Otro morador, identificado como, C. V., dijo que todo el tiempo viven en tensión y peligro porque a pocos metros está el ‘amanecedero’ que funciona, generalmente de jueves a domingo. “Hay delincuencia y nos atrevemos a decir que sí existe prostitución, hay alcohol, riñas y peleas. Las afectadas en esa cuadra somos aproximadamente 15 familias”, aseguró.