09-09-2019 | 09:34
(E)

“Mani” alegró a 51 personas

El aparato ortopédico creado en 2018 llegó a personas de provincias como Pichincha, Santo Domingo de los Tsáchilas, Santa Elena, Manabí e Imbabura.

Ibarra. Para Sebastián Arroyo, un joven emprendedor ibarreño de 28 años de edad, no existe nada más satisfactorio que ayudar a los demás. Él es uno de los creadores de “Mani”, un brazalete ortopédico que se creó para mejorar la vida de las personas que tienen algún problema en sus extremidades superiores.

Entre el 12 y 25 de agosto, entregaron 51 de estos dispositivos a personas de seis provincias del país.

Antecedente. Una vez que los representantes de la Fundación Hero Ecuador, gracias a la creación de “Mani”, lograron el tercer lugar en el concurso denominado “Una Idea para Cambiar la Historia” de History Channel, pusieron en marcha la idea que tenían en mente: modificar y mejorar el dispositivo para que llegue a más beneficiarios.

Debido al compromiso adquirido con History Channel, el objetivo de los jóvenes visionarios y emprendedores, era entregar 40 de estos dispositivos a niños y adolescentes que presenten discapacidad bilateral en extremidades superiores. Sin embargo, el desafío fue superado, ya que, en dos semanas, realizaron 51 entregas y las personas beneficiadas son de varias provincias del Ecuador.

Seguimiento. Diario EL NORTE ha seguido de cerca este proyecto y ha sido testigo de la labor social que ha realizado la Fundación Hero Ecuador y también del nacimiento del dispositivo “Mani”.

“Soy una madre muy agradecida, ya que este dispositivo le servirá de mucha ayuda a mi hijo”, mencionó Norma Mayanquer, en noviembre de 2018, cuando conservó con un equipo de Diario EL NORTE.

Ella es la madre de Jostin Obando, un adolescente carchense de 13 años de edad, quien fue el primer beneficiado con la manilla ortopédica.

“Estoy feliz de todos los éxitos que va cosechando la fundación con el dispositivo ‘Mani´”, mencionó Sebastián Arroyo, principal de la Fundación Hero Ecuador. Sin embargo, el trabajo de los jóvenes y su interesante proyecto no termina ahí, ya que, en 2020, aspiran entregar, al menos, 100 dispositivos más.

Arroyo también está consciente de que sin la ayuda de sus colaboradores, nada hubiese sido posible.

Por ejemplo, Leonardo Castro, miembro de la fundación, está estudiando una maestría en la Universidad de Debrecen, Hungría.

Gracias a eso, contaron con la ayuda de este centro de estudios para la modificación y mejoramiento del brazalete. También hubo respaldo del Club Rotario quienes les dieron hospedaje en cada provincia a la que viajaban.