11-01-2019 | 11:13
(I)

Los jubilados esperan una mayor atención del IESS

La Federación de Jubilados de Imbabura solicita mayor brevedad en la atención que el hospital del IESS brinda en la ciudad de Ibarra.

Ibarra. Con la finalidad de exponer las necesidades de atención prioritaria, la Federación de Jubilados de Imbabura y las autoridades del Hospital del IESS realizaron un conversatorio con el que buscan optimizar el acceso a las consultas, tratamientos y medicinas.

Necesidades. Aníbal Mora, presidente de la Federa-ción, comentó que luego de una reunión con algunos de los miembros decidieron solicitar a las autoridades del hospital la oportunidad de exponer el malestar que genera la atención en el hospital. “Hay jubilados que necesitan turnos pero solo se encuentran para tres o cuatro meses después. Es necesario en algunos casos que se los atienda mucho más pronto”, explicó

La problemática. Aproximadamente unas 30 personas delegadas de las 12 asociaciones que componen la Federación estuvieron presentes en el evento. De parte y parte se escucharon las ponencias y los diferentes puntos de vista. De parte del Hospital recibieron todos los datos para que supieran la realidad “el problema radica que el Hospital es regional y tiene la obligación de atender Imbabura, Carchi, Esmeraldas y Sucumbíos. Son aproximadamente 30 mil jubilados que debe atender, además de los otros afiliados”, dice Mora y añadió que “es por eso que el Hospital no abastece porque no fue creado para la región sino solo para Ibarra”.

Buscarán una solución. Finalmente, después de un poco más de dos horas acordaron realizar un documento conjunto para solicitar a las autoridades del IESS a nivel central la repotenciación del Hospital para lograr que se incrementen médicos especialistas, equipos, entre otros. Esperan entregar el escrito culminando la próxima semana.

EL NORTE intentó comunicarse con Gabriela Rubio, directora Provincial del IESS, pero no pudo atendernos.

Mundo Fantástico. Mora también expresó el deseo de que el antiguo centro recreacional Mundo Fantástico, situado en las orillas de la laguna de Yahuarcocha, se convirtiera en un centro gerontogeriátrico tal y como el expresidente del Consejo Directivo del IESS, Richard Espinosa, les había prometido hace dos años. “Nos dicen que está en la lista de bienes improductivos y que lo pueden vender”, dice con preocupación y señala que incluso fueron a la capital pero les explicaron que esa obra no estaba constando en las construcciones del IESS. El pedido es que si no se realiza el centro de atención se convierta en un centro de acogida a adultos mayores que no tienen hogar. “Que le den uso para bien de los ancianitos y que no lo vendan”, enfatiza Mora.

Situación crítica. El Insti-tuto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) está en una situación critica debido a la situación del fondo de pensiones y del fondo de salud. Así lo informó Paúl Granda, presidente del Consejo Directivo de esa entidad. Granda confirmó que la deuda del Estado con el IESS asciende a USD 3 mil millones, y el IESS a su vez le debe a los prestadores de salud USD 900 millones.

Desinversión. De acuerdo con una proyección realizada por las autoridades, en los últimos años se produjo una desinversión de USD 5 mil millones, originadas por disposiciones como la eliminación del aporte gubernamental del 40 % a las pensiones del IESS, efectuado entre 2015 y 2018. Además, en esta pérdida de liquidez del seguro influenció el cambio de las tasas de aportaciones. “Tenemos una cartera por recaudar de aproximadamente USD 1.400 millones. Esta cifra es un gran signo de interrogación que debemos determinar (...) Existen más o menos USD 400 millones en pérdidas por los procesos de compra y gestión de medicinas, casi $33 millones estimados en bienes inmuebles sin ejecución de remate”, enumeró el ministro entre los pendientes del seguro.

“Tenemos USD 17 millones en obligaciones en mora de servidores públicos con el IESS.

Es decir, hasta los servidores públicos le deben al seguro social”, declaró Granda y recordó que estar en mora con el IESS es un impedimento para el ejercicio de un cargo público. Ante esto, Granda sostuvo que realizarán una mesa de diálogo con todos los actores.